3 mil 600 mdp para bebederos escolares que no sabemos si ya se instalaron

La poca transparencia sobre el manejo de los recursos para instalar bebederos en las escuelas, ha provocado que se desconozca el número exacto de los que ya fueron instalados

El gobierno destinó tres mil 657 millones de pesos para la instalación de bebederos en todos los planteles del país. Sin embargo, hasta ahora sólo se tiene certeza de la colocación de 19 mil 943.

Datos del Instituto Nacional de la Infraestructura Física Educativa (INIFED), señalan que se instalaron bebederos en 2014, 2015 y 2016, con los recursos otorgados, aunque el presupuesto entregado abarca hasta este año.

No obstante, las autoridades educativas no han revelado cuántas escuelas ya cuentan con los sistemas de agua potable para sus alumnos.

De acuerdo con las cifras proporcionadas, el INIFED todavía adeuda bebederos en 130 mil planteles educativos —incluyendo los particulares que también estaban contemplados en el programa.

En 2014 el gobierno publicó el decreto en el que se comprometían a que en un lapso máximo de tres años habría concluido el proceso de instalación en las escuelas.

Pero los lineamientos se emitieron año y medio después, a pesar de que el gobierno tenía un plazo máximo de 180 días para hacerlo. Esto retrasó el proceso formal de instalación de los bebederos, de acuerdo a las autoridades responsables, recuerda la organización El Poder del Consumidor.

El proceso inició con la remodelación de los bebederos que ya estaban instalados pero que necesitaban arreglos o mantenimiento. Después, en 2015, la Cámara de Diputados comenzó a asignar presupuesto para la instalación de los equipos nuevos.

Todo el dinero venía de lo recaudado por el Impuesto Especial sobre Productos y Servicios (IEPS), tal como se especifica en la Reforma Fiscal, en la que se prevé que los recursos recaudados del impuesto al refresco se destinen a proveer de agua potable a los niños en las escuelas.

En los presupuestos de los últimos tres años dieron más de tres mil 600 millones de pesos. Sin embargo, hasta el momento se desconoce si el gobierno ya terminó o está a punto de concluir la instalación, a pesar de que era una promesa de la reforma educativa.

  • “Es urgente contar con un mecanismo claro, transparente y eficiente para administrar los recursos recaudados por el impuesto, pero también aquellos destinados a la instalación y mantenimiento de los bebederos. De no contar con esto no se podrá aumentar el gasto destinado para bebederos, ni se podrá acelerar la instalación de los mismos”, dijo Luis Manuel Encarnación, Coordinador de la Coalición ContraPESO.

Por su parte, Fiorella Espinosa, investigadora en salud alimentaria en El Poder del Consumidor, destacó que el hecho de contar con acceso al agua potable limpia y gratuita en las escuelas ayuda a reducir el consumo de bebidas azucaradas entre los estudiantes.

 

Related Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *