El Factor Duarte en el Concurso Electoral

admin COLUMNISTAS Pave Soberanes

En el mejor de los casos, hay una momentánea convergencia de intereses, una conveniencia mutua, y eso es todo.

Marina Castañeda

 

Entrega o captura, la de Javier Duarte dejará constancia que aún fuera del cargo, los gobernadores pueden seguir siendo usados, como se rubrica en fojas, para los fines a que haya lugar y con copia para el resto.

Prófugo de la justicia, el exgobernador de Veracruz sólo ganó tiempo para recuperar los índices de masa corporal. Su uso político se verá los próximos días, en el concurso electoral corriente. Será una especie de factor decisivo en las urnas, es decir, de triunfo o derrota, según su manejo. Su primera misión, número de convicto en el pecho, será procurar la joya que simboliza palacio de gobierno de Toluca, y la después, la corona que supone a Los Pinos.

El primer impacto es un mensaje de que el primer priista del país está encarcelando a correligionarios suyos. Como mercado de valores, el factor Duarte dará confianza a los mercados… electorales. El PRI puede sacar provecho de su entrega o captura, y fortalecer las campañas de proselitismo en las entidades donde habrá votaciones en junio venidero. Si a ese primer impacto se le agrega una segunda lectura, la detención de quien no pudo parar los robos de frutsis ni gansitos, y mucho menos otras actividades delictivas, su connotación es otra.

El reo puede ser usado para escalar las campañas electorales de las disidencias y oposiciones, y afectar la campaña de los colores de la bandera nacional. Los cuartos de guerra no deseaban que cayera Duarte. ¿Cómo dar giro, en plena campaña, entre la desconfianza, incredulidad y desinterés de los electores, en hacer pasar como bueno algo que es malo? ¿Detener a un exgobernador ladrón es bueno? Apostar por el abstencionismo favorece a la maquinaria de los votos cautivos. El PRI sabe mucho de esto.

En la tierra de donde vino el gobernador prófugo y está el gobernador policía, en la que por cierto no se ha hecho nada bueno en favor de los veracruzanos, usan el factor Duarte para proyectarse en lo individual -¿de veras Miguel Ángel Yunes cree poder alcanzar la candidatura a Los Pinos?- y en lo familiar, con su cachorro como suspirante a la candidatura a la gubernatura. ¿Usará otra vez el chantaje de la noticia que estremecerá al país para alcanzar sus fines políticos? Trae escuela, pero su maestra está bajo arresto.

El factor Duarte trastocó al número 1 de todas las encuestas a Los Pinos. Con aquel en prisión, arreciarán la guerra sucia contra Andrés Manuel López Obrador, y no sólo el PRI, sino otros acrónimos. La vinculación yunista que relacionó a AMLO con Duarte, sin poder demostrarlo, ha sido reavivada. Sin pruebas en su contra, López Obrador debe vacunarse contra la nueva embestida. Ya empezó a hacerlo; evocar al chivo expiatorio es un primer paso. Incluso, Duarte podría blindar su futuro de permitir declarar a favor de esa relación que, por ahora, sólo existe en la mente de Yunes.

De ahí que se diga que la detención sea una especie de factor decisivo en las urnas, es decir, de triunfo o derrota, según su manejo. Sin 2017 no hay 2018, todos los saben. Incluso, al interior del PRD quieren aprovechar esa coyuntura, porque el factor Duarte les puede favorecer, relevando la dirección nacional y, el nuevo dirigente empezar el golpeteo contra Andrés Manuel. El idóneo para esa tarea de uso político es Graco Ramírez, que ayer envió un mensaje sobre la detención de Javier Duarte, para ampliar los márgenes de negociación política, que pocos supieron leer: “[…] permite acreditar el uso y abuso de recursos públicos en beneficio de un grupo político”.

LETRAS CHIQUITAS. Cada ocho días –los sábados 1, 8 y 15 de abril-, el rotativo propiedad de Alejandro Junco de la Vega dedicó las ocho columnas de su tapa al enfrentamiento político Graco Ramírez-Cuauhtémoc Blanco, “la disputa adelantada por el poder”, como aseguró epistolarmente Javier Bolaños a Miguel Ángel Osorio, a quien pidió días atrás la atracción de la investigación del asesinato del concesionario de la Feria de Cuernavaca, Juan Manuel García Bejarano, a lo cual la PGR dio entrada. El vicepresidente de San Lázaro subrayó a Osorio los hechos de violencia e inseguridad en Morelos, diciéndole: “[de la cual] usted seguramente está debidamente informado”***. En medio de un centenar de policías armados, uniformados y de civil, tres cuadras a la redonda y entre vallas de metal la plaza de armas, Graco Ramírez recordó la creación del estado de Morelos, hoy, hace 148 años, sin respuestas a la prensa.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Te recomendamos
FOTO: Inosmi.ru
Los campos de concentración para gays en Chechenia, Siglo XXI
Persecución a homosexuales. Tortura y reclusión en campos de concentración. Estos hechos no son historia ...