Mujeres se convierten en científicas pero no llegan a puestos directivos

María José Ramírez TENDENCIAS

 

A pesar de que ha incrementado la matrícula de mujeres en carreras científicas, éstas apenas ocupan una tercera parte de los puestos directivos en áreas de investigación.

El Informe de Evaluación de la Política y el Desarrollo Social 2016, que elabora el Consejo Nacional de Evaluación de Desarrollo Social (Coneval), señala que las mujeres estudian en la misma proporción que los hombres y se titulan muchas más, pero siguen ocupando los niveles más bajos en las áreas de investigación.

“El proceso de feminización en la UNAM ha permitido un aumento en la incorporación de mujeres de manera constante a la planta académica, cerrando la brecha entre sexos que imperó a lo largo del siglo XX. No obstante, un análisis más detallado del tipo de puestos que ocupan las mujeres, muestra que hasta 2012 ellas seguían ocupando aquellos de menor jerarquía”, dice el estudio.

Las cifras no han variado mucho en los últimos años. Datos del Centro de Investigaciones y Estudio de Género (CIEG) de la UNAM señalan que en 2006,  sólo cinco mujeres ocupaban la dirección de las facultades y escuelas. Una década después en esos cargos sólo hay tres mujeres.

En el mismo periodo tan solo ha habido una directora en la Coordinación de Investigación Científica; mientras que en los 30 Institutos y Centros de la Coordinación de Investigación Científica, apenas suman seis este año.

Los datos contrastan con el crecimiento de la matrícula en la educación superior, en donde las mujeres han emparejado a los hombres en este nivel educativo. Sin embargo, en los posgrados —maestría y doctorado— la paridad vuelve a incrementarse.

“La falta de representación femenina en carreras relacionadas con la ciencia ha hecho que “las mujeres jóvenes vean como muy lejanas opciones profesionales relacionadas con las ciencias llamadas ‘duras’, y luego, una vez iniciada su carrera académica, se les hace muy difícil acceder a determinados puestos, ciertas áreas de conocimiento y rangos jerárquicos”, dice un informe del CIEG.

En 2015, las carreras relacionadas con la ciencia con mayor concentración de mujeres fueron médico cirujano, cirujano dentista, medicina veterinaria y zootecnia y enfermería. Mientras que, ese mismo año, las de mayor concentración de hombres fueron ingeniería civil, ingeniería en computación, médico cirujano, biología y cirujano dentista.

Sólo en algunos casos ha incrementado el porcentaje de participación, específicamente en las carreras biología, bioquímica diagnóstica, química farmacéutica biológica y, la más notable, ciencias genómicas, donde la mitad de las estudiantes ya son mujeres.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) señala que sólo 9% de las niñas quieren estudiar una carrera relacionada con las ciencia, sobre todo medicina y enfermería. Las ingenierías son descartadas por ellas y es donde menos presencia femenina hay.

Y el asunto se pone peor en los posgrados, pues de los ocho programas de maestría que ofrece la UNAM, en cinco las mujeres tienen una participación de menos del 50%; mientras que en los nueve programas de doctorado que ofrecen, menos de la mitad de los estudiantes de cinco de ellos son mujeres.

“Con respecto a la concentración por sexo, es importante señalar que al igual que en la maestría los Institutos con menos mujeres en comparación con los hombres son el Instituto de Físico (0,2%), Instituto de Energías Renovables (3.2%), el Instituto de Matemáticas (4.4%) y el Instituto de Investigaciones en Matemáticas Aplicadas y en Sistemas (2.8%)”, dicen los reportes del CIEG en la UNAM.

Ante este problema y la división tan marcada entre hombres y mujeres, la oCDE y la Secretaría de Educación Pública (SEP) han impulsado que las mujeres se interesen en carreras relacionadas con las ciencias y se incremente su participación en estas áreas.

Sin embargo, las mujeres que estudian dichas áreas no siempre pueden acceder a puestos más altos, como las direcciones, que siempre son ocupadas por hombres.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Te recomendamos
Las de Ocho de las ocho: 05 de mayo
El Insurgente  Mujeres se convierten en científicas pero no llegan a puestos directivos A pesar ...