Tláhuac e Iztapalapa, las afectadas sin reflector

La ayuda humanitaria tras el sismo de este martes se ha concentrado en el sur y centro de la Ciudad de México; sin embargo, los habitantes de Iztapalapa y Tláhuac se encuentran en incertidumbre ante los daños de sus colonias.

Aunque algunos han tratado de revisar los daños estructurales en sus hogares, las autoridades delegacionales ni capitalinas han acudido a recorrer ambas delegaciones, pues al momento los esfuerzos se concentran en rescatar a quienes se encuentran atrapados entre escombros.

Banquetas totalmente destruidas, casas a punto de caer y postes sostenidos provisionalmente son algunos de los escenarios que el movimiento de 7.1 grados ha dejado en Tláhuac, sin que nadie desaloje o acordone las zonas afectadas, más que los mismos lugareños.

Al momento, el jefe de la demarcación ha informado sobre el colapso de 419 bardas, 63 transformadores eléctricos, 34 postes de luz y 11 árboles. Además se abrieron 25 socavones, 28 grietas y se registraron al menos 14 fugas de gas; pero únicamente se contabilizaron, ya que los vecinos no reportan su tratamiento.

En Iztapalapa las cosas no han sido distintas, pues aunque ha llegado ayuda al edificio colapsado en Lomas Estrella, hacia el oriente también fueron reportadas casas en riesgo de derrumbarse.

Mientras que algunos iztapalapenses han optado por tirar bardas en riesgo por sus propios medios, sin tomar en consideración que pudieran comprometer las estructuras aledañas.