AMIA lo pidió, pero diputados rechazaron ampliar la deducción de los autos nuevos

Juan Luis Ramos NEGOCIOS

La propuesta de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA) de ampliar el rango de deducción de impuestos en la compra de vehículos nuevos, fue descartada por la Cámara de Diputados en la miscelánea fiscal para 2017.

Desde el año pasado, la AMIA ha pugnado por incrementar esta deducibilidad hasta 300 mil pesos y hacerla pareja para todas las personas físicas y morales, a fin de impulsar la venta de autos y la renovación del parque vehicular en el país.

Entre las modificaciones a la Ley de Impuestos sobre la Renta (ISR), que en este momento se analiza en Comisiones del Senado de la República, se establece una deducibilidad de 250 mil pesos como límite para las inversiones en vehículos eléctricos e híbridos.

Sin embargo, la compra de automóviles nuevos de combustible se mantuvo con una deducibilidad de hasta 175 mil pesos solo para personas morales y físicas con actividad empresarial.

De acuerdo con la asociación, una deducibilidad pareja aumentaría la venta de automóviles entre 200 mil y 250 mil unidades al año.

“Hay que democratizar la posibilidad de acceso al automóvil nuevo. Nuestra propuesta se trata de ampliar la base de personas que pueden acceder al beneficio de hacer deducibles los intereses de la compra de un vehículo”, señaló Eduardo Solís, presidente ejecutivo de la AMIA.

ARGUMENTAN BENEFICIOS

Durante años, miembros de la sociedad civil han criticado los incentivos del gobierno para el incremento de la flota vehicular en el país, y aunque la medida de evitar mayores condonaciones fiscales pareciera que va en este tenor, la decisión obedece a otras razones.

De acuerdo con Solís, los legisladores argumentan que los números positivos de la industria no ameritan que haya mayores beneficios fiscales para la compra de autos.

En 2015, las ventas internas crecieron 19%, mientras que entre enero y septiembre de este año, el incremento ya superó el 18%.

Sin embargo, para la AMIA esto no se trata de un “tema de berrinche”, sino un beneficio común, ya que el aumento en las ventas en el mercado interno permitirá una mayor atracción de inversión extranjera, con la posibilidad de sumar nuevas plantas armadoras para cubrir esta demanda y, con ello, la generación de empleos.

“No solo se trata de promover la renovación de la flota vehicular, sino que se trata de que la gente tenga el mismo derecho de acceso a un auto nuevo, además de un beneficio para el ambiente ya que saldrían más fácil de circulación las unidades viejas”, concluyó el presidente de la AMIA.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Te recomendamos
Cervantes asegura: pronto detendremos a Duarte y Padrés
El nuevo procurador General de la República, Raúl Cervantes, aseguró que el gobernador con licencia ...