Arma usada en el tiroteo de la escuela pertenecía a la familia

Redacción POLÍTICA

El arma que utilizó el menor Federico N. en el tiroteo de la escuela Monterrey pertenece al padre de familia, quien es asiduo a la cacería igual que su hijo, por lo que el menor sabía del manejo de armas de fuego, informó Aldo Fasci, vocero de Seguridad del gobierno de Nuevo León.

Incluso, el adolescente avisó a sus amigos del Colegio Americano del Noroeste que llevaría una pistola a la escuela, pero nadie le creyó hasta que se las mostró en el salón de clases minutos antes de que disparara contra sus compañeros.

Federico disparó contra la profesora y tres compañeros más este miércoles cuando iniciaba la jornada escolar en el Colegio Americano del Noroeste. Después de eso, el joven se disparó en la cabeza y murió horas después en un hospital de Monterrey.

“El arma sí pertenece a la familia es del papa, es una familia normal que no tiene problema, que no tiene relación con la incidencia  delictiva, es una familia que no tiene conflictos jurídicos, es aficionado a la caería y tenía un buen número de armas, muchas de ellas registradas”, explicó el funcionario.

Las autoridades del estado añadieron que se enviaron a la Secretaria de la  Defensa Nacional (Sedena) los datos de las armas que se encontraron en el cateo al domicilio de la familia. La dependencia envió un primer reporte con las armas registradas, pero no incluye la pistola calibre 22 que se usó en el tiroteo.

En la conferencia de prensa, Fasci aclaró que el joven ya había planeado llevar la pistola a la escuela, pues un día antes les dijo a sus amigos que llevaría el arma al colegio, según las primeras declaraciones recabadas.

Sin embargo, ninguno de ellos le creyó.

Fue hasta que el miércoles en la mañana, cuando un pequeño grupo se formó alrededor de su banca y Federico les mostró la pistola que llevaba en la mochila. Los estudiantes se alarmaron y dos de ellos abandonaron el salón, mientras que otros se regresaron consternados a su lugar.

Minutos después, el adolescente sacó el arma y disparó a la maestra y sus compañeros en la cabeza.

Fasci señaló que el joven también era aficionado a la caza, de ahí su pericia en el manejo de la pistola.

Sin embargo, el funcionario pidió no criminalizar a la familia ni al padre, quien es un contador, ya que no tuvieron la culpa de lo que decidió hacer su hijo.

“El papá no tiene que ver con eso, son víctimas, fue un acto de un adolescente bajo su propio juicio. No se trata de satanizar a la familia, no hay más responsable que un menor que no estaba en su pleno juicio por la depresión que tenía, a menos que el reporte diga lo contrario”, dijo el funcionario.

La Secretaría de Salud informó que está recopilando toda la información médica de Federico, quien estaba bajo tratamiento psicológico por una depresión que padecía.

Será hasta los siguientes días cuando tengan toda la información sobre la condición mental del adolescente, una vez que los padres puedan proporcionar toda la información necesaria.

La dependencia informó también que la maestra, de nombre Cecilia, sigue en estado grave, lo mismo que los dos alumnos que recibieron un balazo en la cabeza.

La otra alumna que tuvo un impacto de bala en el brazo fue operada para retirarle el proyectil y ya fue dada de alta, sin mayores complicaciones.

El resto de la comunidad también está recibiendo apoyo psicológico después de lo que ocurrió en sus instalaciones.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Instagram has returned invalid data.
Te recomendamos
Comerciantes absorben alza en los precios para no perder las ventas
Locatarios de algunos de los mercados más grandes de la Ciudad de México subieron uno ...