Las tarifas de microbuses y camiones concesionarios aumentaron un peso para ayudar a los transportistas a solventar el incremento de los precios de combustible.

“Este incremento obedece al incremento que tuvieron los combustibles. No es un respuesta a una propuesta añeja de algunos transportistas que pretendían tener mayor utilidad”, dijo Héctor Serrano, titular de la Secretaría de Movilidad (Semovi) de la Ciudad de México).

Esto va en contra de la petición de los transportistas, quienes pidieron un incremento de tres pesos desde enero pasado, para solventar no solo el precio de la gasolina, también el de las refacciones y poder ahorrar para cambiar el parque vehicular.

A pesar del rechazo, el jueves por la tarde, el gobierno capitalino publicó en la Gaceta Oficial de la Ciudad de México las nuevas tarifas del transporte público, en las que el precio mínimo es de cinco pesos y el máximo es de siete pesos.

José Antonio Sánchez, dirigente de las Rutas Unidas explicó en días pasados a El Insurgente que el aumento de tres pesos está basado en un estudio financiero que realizan cada año, como se los manda la ley. Eso, añadió, les permitiría cambiar el parque vehícular y mejorar el servicio para los usuarios.

A pesar que los transportistas se reunieron con Serrano y presentaron los argumentos, la Semovi determinó que el aumento será de solo un peso.

Entrevistado al concluir la inauguración del IX Congreso Internacional del Transporte, Serrano aseguró que este aumento es solo para ayudarles a enfrentar el gasolinazo.

“Si ellos están pensado que el ajuste tarifario es para sacar dividendos, que de una vez lo saquen porque esa no es la intención”, afirmó el secretario.

Y añadió que el aumento no debe impactar el bolsillo de los ciudadanos, ya que es la principal preocupación del gobierno. Por ello,  descartaron las propuestas “descabelladas” que presentaron los transportistas para que el precio llegara hasta los 10 pesos.

Ante las declaraciones de Serrano, los concesionarios anunciaron una conferencia de prensa este viernes para anunciar las acciones que realizarán, ya que no se tomó en cuenta su propuesta.

La primera medida que están contemplando es el paro de labores la próxima semana, lo que paralizaría gran parte del transprte en la Ciudad de México.

Las medidas de protesta se darán a pesar de que Serrano aseguró que el acuerdo del aumento se logró con 99% de los concesionarios.