Banda inexperta secuestró a María Villar; investigan celulares

Redacción POLÍTICA

La policía mexicana está siguiendo el rastro de los teléfonos celulares utilizados por los secuestradores de María Villar Galaz para negociar la entrega de dos millones de pesos que exigieron para liberar a la mujer de origen español.

El diario El Español reporta que en el tiempo que retuvieron a la mujer, los secuestradores se pusieron en contacto con la familia en varias ocasiones desde distintos números telefónicos que fueron registrados por los investigadores.

Al menos en dos de esas llamadas María Villar habló con su familia y pidió a sus allegados que cumplieran todas las demandas y siguieran todos los pasos.

Sin embargo es probable que los secuestradores no tenían experiencia negociando. La coordinadora nacional Antisecuestro perteneciente a la Comisión Nacional de Seguridad, Patricia Bugarín, afirmó que la vasca cayó en manos de un grupo de delincuentes inexpertos y no organizados.

La funcionaria descartó que los responsables fueran una banda profesional. “Su inexperiencia pudo precipitar la muerte de Villar”, dijo Bugarín.

La investigación demuestra que los plagiarios no fueron agresivos en las llamadas y utilizaron varios interlocutores, pero en ningún momento se identificaron con el nombre de algún grupo criminal.

Las autoridades mexicanas tienen ya la certeza de que el grupo no contaba con la infraestructura necesaria para mantener el rapto durante meses, por lo que todo encaja en la descripción de un secuestro exprés, señala El Español.

Las autoridades, dijeron fuentes al interior, sospechan que los secuestradores detectaron que María Villar era extranjera y pensaron que podrían exigir un buen dinero por su liberación. El acento, la forma de vestir, objetos como el bolso o el teléfono móvil sugirieron que la mujer tenía dinero.

María Villar subió a un taxi en Patio Santa Fe después de una reunión de trabajo en IBM México, donde trabajaba. Sin embargo, no llegó a su hogar en Polanco, por lo que su familia empezó a negociar su rescate.

Las fuentes oficiales citadas por el diario español señalan que los grupos con experiencia siempre piden cantidades astronimicas y después negocian el precio final, además de obligar a la familia a hacer numerosos movimientos, cambios de dirección, incluso de vehículo.

Según estas fuentes, el amigo de María Villar no llegó a entrar en contacto visual con los sospechosos en ningún momento. Tras depositar el dinero en el punto acordado de la delegación Iztapalapa el miércoles pasado, se marchó rápidamente tal y como le recomendaron las autoridades.

La policía y la familia confiaban en que los plagiarios regresaran a María con vida,pero al no volver a tener noticias de ellos comenzaron a buscar el cadáver de la mujer de 39 años.

El cuerpo de María fue entregado a su familia el martes pasado y este viernes llegó a al aeropuerto vizcaíno de Loiu, Ezuskadi.

En tanto, las autoridades españolas ya ofrecieron ayudar en las investigaciones para dar con el paradero de los secuestradores. El gobierno mexiquense entregó el material grabado por cámaras de videovigilancia en las avenidas que pudieron utilizar los criminales durante el secuestro y asesinato de la mujer española.

 

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Te recomendamos
Si gana Donald Trump, sería “una catástrofe”: Los Angeles Times
  Hillary Clinton sería una presidenta de Estados Unidos sobria, inteligente y pragmatica. En cambio, ...