Corea del Norte asegura que ha conseguido miniaturizar una ojiva termonuclea, es decir, que cuenta con la bomba de hidrógeno o Bomba H, “con tres de ellas se acaba el mundo”, dijo el vocero del régimen comunista a Infobae.

De acuerdo a Matthias Grosse Perdekamp, que imparte una clase sobre armas nucleares y control de armas en la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign, Estados Unidos, la Bomba H es el arma más poderosa actualmente disponible en el planeta.

La más potente registrada hasta la fecha fue la llamada bomba del Zar, probada por Rusia en 1961, cuya explosión alcanzó los 50 megatones, el equivalente a 50 millones de toneladas de TNT, 3.000 veces más poderosa que la bomba atómica lanzada sobre Hiroshima en 1945.

La diferencia entre una bomba nuclear y una termonuclear es la fisión y la fusión.

La diferencia técnica básica es que en el proceso de fisión de las llamadas bombas atómicas, como las de Hiroshima y Nagasaki, los núcleos de los átomos de sustancias como el uranio 235 o el plutonio 239 se dividen en átomos más pequeños para liberar energía.

En cambio, la fusión, el proceso clave detrás las bombas de hidrógeno, es un proceso inverso: los núcleos de los átomos de unos componentes del hidrógeno –deuterio y tritio– se unen para formar núcleos más grandes. Y este proceso puede realizarse infinitas veces, por lo que teóricamente no hay límites en la potencia que se puede alcanzar. (Con información de Infobae y BBC Mundo)