Candidatos 2018: échense ese trompo a la uña

admin COLUMNISTAS Pave Soberanes

La honestidad es la mejor política.

Benjamin Franklin

Que aquellos candidatos que hagan propuestas incumplibles les sea retirado el registro o castigados hasta con seis años de pena corporal, es un trompo de madera y punta de clavo que todos se debieran echar a la uña.

Pero los partidos y sus candidatos rechazarán esa causa de corrupción que son las ofertas de campaña incumplibles, si bien no equiparable judicialmente al robo de dinero público, sí igual de grave porque, como dijo en tribuna el senador Rabindranath Salazar, es fraude político prometer y no cumplir.

Pero antes de que el asunto sea tratado en partidos y aspirantes a presidente de la República, gobernadores, congresistas federales y estatales y cuerpos edilicios, el casi infranqueable bloque del PRI-gobierno y sus aliados del PAN y partidos morralla, dejarán los senadores bajo llave la propuesta en las comisiones unidades de Gobernación y de Estudios Legislativos.

El senador Rabindranath Salazar llamó la atención de la clase política nacional al presentar esa iniciativa que tipifica como delito electoral el fraude político.

La defraudación electoral sancionaría al candidato a cualquier cargo con la pérdida del registro a los candidatos que ofrezcan o difundan propuestas que no son acordes al cargo de elección popular al que aspiran y cuya naturaleza no corresponda a las facultades del mismo.

Yo conozco un regidor de Cuernavaca que prometió acabar con las heces de los perros en las calles, pero él camina sin enfado encima de ellas, y se desayuna en lugares exclusivos, por caros.

Una iniciativa de avanzada en un sistema partidista, electoral, político y gubernamental acostumbrado a engañar a la población con tal de agenciarse los prosélitos no conseguidos por la calificación aprobatoria de la competencia en el servicio público.

Eso de Te lo firmo y te lo cumplo es demagogia. Un presidente de la República, 128 senadores, 500 diputados federales y 12 gobernadores, además de presidentes municipales y diputados locales que serán elegidos el próximo año, deberían sujetarse al delito de fraude político, para empezar a cambiar este país.

El boletín 1295 del Senado de la República –despachado el jueves 23-, supone que el congresista de MORENA por Morelos empezó a arrastrar el lápiz del concurso electoral del domingo 3 de junio de 2018, y no parará.

Esa iniciativa de avanzada –un trompo chillador para cualquiera que aspire a una candidatura- y la operatividad para dejar casi desierta la bancada senatorial del PRD, revela que Rabindranath Salazar teje fino, alejado de las cámaras y reflectores, es decir, ejerce la mejor política, y con discreción.

Dejar al PRD con ocho senadores, y la deserción de 12, seguro es operatividad marca Rabindranath, como el haberlos sentado con Andrés Manuel López Obrador, una noche antes.

El mensaje está claro: México y Morelos no aguantarían un candidato a presidente y un candidato a gobernador que desde la gira electoral ofrezca los aretes de la luna, y luego no cumplan como en los tiempos que corren, y que al final los declaren incumplibles pretextando que los tienen guardados en el fondo del mar.

 

LETRAS CHIQUITAS. Como espía actuó Xóchitl Gálvez –“imprudente” la llamó El Jefe Diego- en la fiesta de cumpleaños de Fernández de Cevallos, el año pasado, gracias a que transmitió vía remota, y este año, es decir, ayer, no fue invitada o le recogieron su móvil en la entrada***.  Javier Corral, el gobernador de Chihuahua que recibió la noticia del asesinato de la periodista de Miroslava Breach mientras jugaba golf en Mazatlán, como publicó el columnista Julio Hernández López en su Astillero de La Jornada, dejó en segundo plano el crimen que ha provocado protestas de periodistas en estados del país, e incluso en el extranjero, al darle prioridad gubernamental la persecución a su antecesor, César Duarte. Error calculado o no, Corral deja entrever, con la elevada promoción de la orden de aprehensión a Duarte Jáquez, que el sacrificio de la corresponsal de La Jornada pudo no ser por su trabajo periodístico, sino tener como trasfondo la revancha política en su contra, sea de parte del equipo del régimen anterior en Chihuahua, sea de su mismo partido, Acción Nacional, para dañarlo en ámbitos electorales a nivel país. ¿Eso quiere dar a entender o sólo es spinperiodístico al homicidio de Breach? Si fuera esto último, qué falta de respeto.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Te recomendamos
Maestra herida en colegio de Monterrey tiene muerte cerebral: El Bronco
Maestra herida en colegio de Monterrey tiene muerte cerebral: El Bronco
La maestra del Colegio Americano del Noreste, quien fue herida de bala en la cabeza, ...