Cárteles pelean control del sur de la CDMX

Redacción POLÍTICA

 

El reciente ajusticiamiento de cuatro personas en el centro de la delegación Xochimilco forma parte de una serie de ajustes de cuentas y disputa por la venta y distribución de droga, no sólo en zona, sino en toda la zona sur  y oriente de la Ciudad de México.

Las áreas de inteligencia de la Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México y Procuraduría de Justicia local, han registrado que desde al menos tres años, distintos grupos criminales se disputan zonas de distribución de enervantes en las delegaciones Xochimilco, Iztapalapa, Coyoacán y Tlalpan.

En los recientes enfrentamientos han sido identificados presuntos integrantes del Cartel de Jalisco Nueva Generación así como del Cartel de Sinaloa y uno más que se identifican como de La Familia, que se disputan las delegaciones Xochimilco Iztapalapa, Coyoacán y Tlalpan, donde los homicidios dolosos tipo ejecución han incrementado desde el 2013 a la fecha según estadísticas de la Procuraduría Capitalina.

 

xochi

 

Según agentes de la Fiscalía del Combate al narcomenudeo, el punto neutro y donde más droga se consume en los bares, antros y restaurantes es Coyoacán, seguido de Xochimilco.

Iztapalapa y Tlalpan son lugares de paso, ya que estas demarcaciones se conectan con el Estado de Morelos y Guerrero, principales proveedores de la droga que circula en la capital del país.

El trabajo de inteligencia también ha revelado que en las zona de los pueblos de Tlalpan, algunos domicilios se usan como bodega de los estupefacientes, aunque también funcionan como casas de seguridad donde resguardan a secuestrados.

De acuerdo con fuentes consultadas, informes que fueron entregados a las autoridades federales detallan que desde 2013, personas identificadas como integrantes de grupos criminales pelean por al menos 200 puntos de venta de droga al menudeo en las demarcaciones del sur y oriente de la ciudad.

La disputa contemplaba también dos narcolaboratorios, uno cercano al Estadio Azteca, en la delegación Coyoacán, y otro ubicado en la zona boscosa del Ajusco, ambos fabricaban metanfetaminas y fueron desmantelados en 2015 por grupos de élite de la Secretaría de Marina.

La disputa por la plaza dejo siete cuerpos con narcomensajes en el primer semestre del año, en los que se advierte a las autoridades policiacas de lo que sucede en la zona. Aunado a ello, se reportaron diversas mantas con mensajes al Jefe de Gobierno en la que se pide parar “la masacre” por el control de los puntos de venta al menudeo.

Setenta por ciento de estas víctimas terminaron en la fosa común, pocos han sido reclamados y quienes se han acercado a preguntar por ellos, se dice que son originarios de Guerrero, Michoacán y Culiacán, según estadísticas del Instituto de Ciencias Forenses (Incifo).

lab

 

Los antecedentes

Desde hace una década, las autoridades judiciales de la capital detectaron que grupos de la delincuencia organizada operan en la venta de droga, que en la mayoría de los casos no alcanza a cruzar la frontera norte hacia Estados Unidos.

Hace  casi 12 años, la capital vivió uno de los casos que más impactaron a la sociedad. Agentes federales investigaban una red de narcotraficantes vinculados con el cártel delos Beltrán Leyva en el corredor de Cuautla y la delegación Tláhuac.

El 23 de noviembre de 2004, tres agentes federales se encontraban en San Juan Ixtayopan, Tláhuac fueron linchados por los presuntos narcomenudistas Alicia Zamora Luna, La Gorda y su esposo, Eduardo Torres Montes, quienes atacaron a los agentes al sentirse descubiertos.

La violencia provocada por el narcomenudeo en la Ciudad de México preocupa a las autoridades locales, aunque públicamente tanto los titulares de la Secretaría de Seguridad Pública del DF como de la Procuraduría de Justicia capitalina, no lo admiten.

El narcomenudeo es uno de los principales problemas que enfrenta la Ciudad de México, pero también es una de las estrategias más cuidadas de la policía capitalina.

En una reunión de noviembre de 2011, el entonces Secretario de Seguridad Pública del Distrito Federal, Manuel Mondragón admitió que este delito era de los más preocupantes, pero también dijo que se estaban tomando cartas en el asunto.

Desde julio de 2012 pasado, las autoridades de la ciudad reconocían la proliferación de narcomenudeo en la capital, así como la estancia eventual de algunos líderes del crimen organizado y familiares en la capital. Pero la estrategia planeada para frenar  esta ola criminal era “blindar” o crear “diques” a estos ilícitos a través del operativo Conago 1, el cual opera 15 filtros de revisión en zonas claves de la ciudad como “El Hoyo”, en Iztapalapa, Gustavo A. Madero, Iztacalco y Xochimilco.

 

Related Post

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *