Comerciantes absorben alza en los precios para no perder las ventas

Juan Luis Ramos REPORTAJES

Locatarios de algunos de los mercados más grandes de la Ciudad de México subieron uno o dos pesos los precios de los productos que venden, luego del alza en los energéticos como las gasolinas, el gas y la luz. Sin embargo, han sido ellos los que han tenido que absorber los cuatro pesos extra que les ha costado traer la mercancía a su local.

La razón para mantener los precios, dijeron, es incentivar el consumo ante la baja en las ventas, aunque no dudan que en las próximas semanas tengan que subirlos ante una nueva alza en el costo de los combustibles.

En un recorrido por los mercados de Jamaica, La Merced y San Juan, El Insurgente constató que los precios en productos de la canasta básica se venden en ocasiones por arriba del promedio registrado por la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco).

Precios promedio de productos de la canasta básica según el recorrido que la Profeco hizo en la Central de Abastos de la CDMX.

 

Por ejemplo, la dependencia señaló que tras recorrer la Central de Abastos en la capital encontró el precio de la papa en ocho pesos el kilo, mientras que en los mercados mencionados estaba en 12 pesos. El jitomate y la cebolla, cuyo precio promedio es de 10 y 14 pesos, según la Profeco, se venden hasta en 17 y 15 pesos cada uno.

Casos similares ocurren con el aguacate, que de acuerdo con la Profeco está en 35 pesos el kilo en la Central de Abastos, pero que en los mercados se vende hasta en 50, mientras que el limón, que se comercializa en 14 pesos, según la dependencia, puede encontrarse entre 16 y 20 pesos.

La carne de cerdo, cuyo precio está en 73 pesos el kilo según la Profeco, se vende en 80 pesos en el mercado de Jamaica, mientras que el bistec de res, que debería costar 110 pesos, va de los 130 a los 145 pesos en los mercados visitados. El pollo entero está en 45 pesos el kilo, cuando debería estar en 37 pesos.

Saúl Rivas, carnicero del mercado de Jamaica, comentó que si bien el bistec de res y otros productos se han mantenido estables en el precio, dentro de las próximas dos semanas se espera un alza de tres a cuatro, o incluso seis pesos por kilo.

En la misma proporción podría elevarse el costo del pollo, ya que que su precio se ha elevado para los comerciantes.  Pero no sólo los alimentos subieron de precio, los insumos que utilizan también aumentaron, como las bolsas de plástico en la que entregan el producto a los clientes, que pasó de 38 a 45 pesos el kilo, dijo Damián Martínez, pollero en el mercado de San Juan.

MERCADOS VACÍOS

Además del alza en precios de insumos y productos, los comerciantes de los mercados recorridos se han tenido que enfrentar a otro inconveniente: la baja en las ventas.

Vendedores de hortalizas, verduras y abarrotes alertaron sobre una baja de hasta 50% en sus ventas, debido en parte a la cuesta de enero, pero también por la idea de los clientes de que los precios de estos productos se han elevado de forma indiscriminada.

En el mercado de Jamaica, uno de los más grandes y concurridos de la capital, los pasillos lucen vacíos y los puestos de verduras llenos por las malas ventas. Lo mismo ocurre en la nave mayor de La Merced, donde las aglomeraciones recurrentes en sus pasillos han disminuido notoriamente.

Carlos Ortega, mercante de este lugar, comentó que casi no han tenido clientes y los pocos que llegan compran muy poco, eso les ha impedido incrementar el precio de sus productos, al grado de que en lugar de ganar tres o cuatro pesos en cada venta, apenas están sacando un peso de ganancia.

“Hay producto que incluso lo tenemos que dar más barato porque sino se nos echa a perder y queda como merma. Hay jitomate que no durará más de uno o dos días, ése lo damos en cinco pesos para que ya salga”, explicó.

Carlos Carbajal, carnicero en el mercado de San Juan, destacó que si bien por la cuesta de enero en esta época era normal ver disminuidas las ventas en 30%, aproximadamente, esta temporada ha sido atípica ya que la clientela ha caído entre 40% y 50%.

Los diversos comerciantes consultados coincidieron en que mucho tiene que ver la incertidumbre, porque no es normal ver los mercados vacíos.

Incluso algunos clientes en el mercado reconocieron que han tratado de comprar menos a la espera de que los precios se estabilicen, como José Antonio, quien compró tres zanahorias cuando, dijo, por lo regular se llevaba un kilo.

“Yo sí he percibido un alza en las verduras, al menos en las que son de mayor calidad. Hay unas que sí están baratas, pero se echan a perder muy pronto y no me conviene comprarlas”, dijo.

Ángela Guzmán, vendedora de abarrotes, coincidió en que no han podido elevar mucho sus precios, pese a que ellos los han tenido que comprar más caro. Sin embargo, previó con una nueva alza en los combustibles, como ocurrirá el próximo 4 de febrero, será inevitable un ajuste a sus mercancías.

En ese sentido, productos como el huevo y el arroz apenas han subido sus precios, de los 21 y 13 pesos registrados por la Profeco a 23 y 15 pesos en promedio, respectivamente, en mercados como Jamaica y San Juan.

Asimismo, previeron que el incremento de oferta de algunos productos que se espera para las próximas semanas, una nueva alza en las gasolinas, la depreciación del peso y otros factores, mantendrán volátiles muchas mercancías, lo que se reflejará en el bolsillo de sus clientes.

De esta manera, los mercados y tienditas son otras víctimas de la incertidumbre financiera que sumerge al país y al mundo, afectando a marchantes y consumidores.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Te recomendamos
VIDEO | Trump deja ofrenda en Arlington
En un acto meramente protocolario y sin discursos, el presidente electo de Estados Unidos Donald ...