Confiesa la secretaria de Goebbels, el propagandista de Hitler

admin TENDENCIAS

Una vida alemana es el documental basado en la vida de Brunhilde Pomsel, quien fuera la secretaria de Joseph Goebbels, el mano derecha de Hitler y responsable de la propaganda nazi.

Pomsel, a sus 105 años, sería la única testigo viva de lo que se llamaba Ministerio para la Ilustración Pública y la publicidad de Adolf Hitler durante el nazismo, según difunde BBC Mundo.

Su figura fue la inspiración para el documental Ein deutsches Leben (Una vida alemana), que se estrenó en junio en el Festival de Cine de Múnich, la capital de Baviera, al sur de Alemania, sobre el cual comentó Pomsel: “No rompo el silencio para limpiar mi conciencia”.

“No era una ávida nazi. Tan sólo no le importó (lo que el régimen nazi estaba haciendo) y miró para otro lado. En eso descansa su culpa”, aseguró Florian Weigensamer, uno de los directores de la cinta.

El documental no se centra en la responsabilidad en particular de Pomsel, pues según los directores “en un momento en el que el populismo de derecha está auge en Europa”, quieren que la cinta sea un recordatorio de la “capacidad de complacencia y negación del ser humano”.

“Aunque lo que hice no fuera más que trabajar en la oficina de Goebbels”, afirma Pomsel. Su trabajo incluía desde amañar las estadísticas soldados nazis caídos, hasta exagerar el número de violaciones de mujeres alemanas por parte del Ejército Rojo soviético.

Pomsel fue criada de acuerdo a los preceptos del deber prusiano, aprendió el oficio secretaria con un abogado judío y también trabajó en una emisora de radio antes de acceder en 1942 al Ministerio de Propaganda del gobierno nazi.

Aunque asegura que era “apolítica”, tuvo que afiliarse al Partido Nacionalista Obrero Alemán (NSDAP mejor conocido como el partido nazi) ¿Por qué no? “Todo el mundo lo hacía”, confesó en el documental.

A Goebbels lo describe como: “Un caballero, elegante y noble, pero también era un actor que cuando se quitaba su máscara de hombre culto, se volvía loco. Nos enterábamos que de cuándo llegaba a la oficina, pero no lo volvíamos ver hasta que se marchaba”, relata. 

Tampoco sabía a qué se dedicaba exactamente la mano derecha de Hitler. Aunque si tenía conocimiento de la existencia de los campos de concentración, pero aclara que no sabía cuál era su función real.

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Te recomendamos
Esto es lo que comen los atletas de Río de Janeiro 2016
Los atletas que participan en la contienda de Río de Janeiro requieren un nivel de entrenamiento superior ...