Crece la demanda de pilotos profesionales… ¡de drones!

Juan Luis Ramos POLÍTICA

La nueva reglamentación para el uso de drones en Estados Unidos, que obliga a los propietarios de estas aeronaves a registrarse en una base pública, ha llevado a miles de personas en ese país a buscar una licencia de piloto.

Desde que entró en vigor la nueva norma, en diciembre pasado, más de tres mil 300 personas se inscribieron para aplicar la primera prueba para obtener esta licencia, que se realiza este lunes, según reportó la agencia Bloomberg.

Asimismo, la Administración Federal Aviación de los Estados Unidos (FAA) estima que el número de operadores de drones a sueldo podría ser superior al de los 171 mil pilotos privados de la nación dentro de un año.

Las primeras normas principales que rigen las operaciones de drones civiles en Estados Unidos entran en vigor este lunes y permiten que cualquier persona de 16 años o mayor pueda volar bajo contrato si pasan un examen escrito y la verificación de antecedentes. Sólo podrán pilotearlos durante el día, a la vista, y no más alto a 122 metros del suelo.

Las reglas reemplazan a las normas ad hoc y a un sistema de exenciones que según el sector ha impedido su crecimiento. Las reglas no se aplican a los aficionados, que podrán operar sin licencia.

“Hasta ahora, la FAA había exigido que los operadores de drones comerciales contaran con una licencia tradicional de pilotos, un trámite que toma meses y cuesta miles de dólares. Ahora simplemente tienen que pasar una prueba que cuesta 150 dólares, si bien hay quienes optan por pagar más para los cursos de estudio”, señaló Bloomberg.

El uso de drones ha resultado benéfico para diversos sectores, como la agricultura, donde se pueden monitorear campos. También son de utilidad para las empresas de telecomunicaciones, que pueden inspeccionar las torres de telefonía, así como para los medios de comunicación, para grabar eventos noticiosos en video desde el aire.

La agencia informativa señaló que funcionarios de la industria predijeron que las compañías de seguros, de energía eléctrica, las dedicadas a la construcción y a la agricultura que han estado explorando con cautela estos dispositivos, se lancen ahora a operarlos.

Related Post

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *