¿Cuándo hablarle de sexo a tus hijos?

Redacción COLUMNISTAS POLÍTICA

Desde siempre, tu hijo o hija tienen un cuerpo sexuado. Desde que están en el vientre materno es un error tratar de esconder al niño o a la niña su sexualidad y usar tapujos, como si fuera algo malo o vergonzoso.

Esto no quiere decir que vas a estar todo el tiempo hablando de sexo a tus hijos, más bien es una norma de conducta en la vida, donde el sexo es parte de ella y se le llama por su nombre con naturalidad y respeto. Cuando bañas a tu hijo lo estás educando sexualmente, le estás enseñando el pudor y el respeto hacia su propio cuerpo, cuando le cambias el pañal a tu bebe y su hermanita te pregunta porqué es diferente a ella y tu sin más le dices que su hermano es hombre y tiene pene y ella como es mujer tiene vulva igual que mamá, de esta forma tan sencilla se educa en la sexualidad a los hijos, incluso cuando le pones moñitos a la niña y vistes de azul al niño, todo eso es educación sexual

“Hijo cuando hagas pipi levanta la tapa del escusado y dirige a la taza tu pene para que no salpiques” parece que esta parte se le olvido a muchas mamás ¿o no?

Debemos como padres ser asertivos y dejar atrás aquellos tabúes absurdos que inician con actitudes como “no seas cochino déjate ahí”, “niña sucia que tienes que estar viendo lo que no debes”, “cállate esas son pláticas de adultos” y que acaban por crear graves trastornos en el desarrollo de la vida adulta.

Es decir, el mundo es mixto y todos tenemos un sexo y vivimos roles de acuerdo a nuestro sexo, por lo tanto es ridículo tratar de que el menor crezca ignorándolo; por supuesto que no vamos a extendernos haciendo un tratado sobre las posiciones más usadas durante el acto sexual cuando nuestro hijo nos pregunte ¿Mamá cuántas posiciones hay? Porque probablemente nos esté hablando de futbol o de ajedrez, la profundidad y extensión de la información sexual que demos a nuestros hijos deberá ir conforme a su edad e inquietudes, donde generalmente una respuesta breve pero cierta y sin malicia, será suficiente para despejar su incógnita.

Efectivamente las pláticas sobre temas como “relaciones sexuales”, “menstruación” o “eyaculación” deben reservarse para las etapas de preadolescencia y adolescencia donde al niño tiene un legítimo interés por conocer más y mejor sobre esos temas; claro que si desde la temprana infancia el niño sabe que mamá tuvo a su hermanito en el vientre y que sus papás se besan porque se aman o que a las niñas se les trata con caballerosidad; será infinitamente más fácil para los padres comunicarse con el hijo y para el hijo mucho más fácil entender a sus padres.

Educar en la mentira no es educar sino deformar, ama a tu pequeño y respeta su inteligencia regalándole el tesoro más grande que es la VERDAD.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Te recomendamos
El futbolista Neymar quiere lanzarse como cantante
  El futbolista brasileño y estrella del club Barcelona, Neymar, subió esta mañana a sus ...