Denuncian monarquía en Edoméx. desde el Ariel

Emilio Calderón POLÍTICA

Ciudad de México, 12 de julio.- El día de ayer,  la celebración 59° de la  entrega del premio Ariel, que premia lo mejor del cine mexicano, adquirió un tono político y social, donde los participantes aprovecharon para denunciar la corrupción e injusticias que dominan el país.

Desde hace algunos años, el evento organizado por la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMACC) ha servido para que muchos artistas de la industria de las películas tomen un momento para hablar de las situaciones que han llevado en declive a la sociedad mexicana; crítica al gobierno, las autoridades y las trampas de la ley se han hecho presentes. La noche de ayer no estuvo exenta.

El caso más contundente fue el de la primera actriz,  Isela Vega, quien al recibir un premio honorífico por su trayectoria, comparó la política del país con una monarquía:

“Nomás mira en el Estado de México, donde el abuelo fue gobernador, su hijo fue gobernador y ahora el chamaco es gobernador” criticó en tono sarcástico la legendaria mujer.

Vega recibió el Ariel de Oro y aprovechó para denunciar problemas sociales

Además, recordó cómo solía vivirse antes en la Ciudad de México y cómo la inseguridad nos obliga a vivir ahora: Antes yo salía del cabaret a las diez de la noche y pedía un taxi; ahora ya no sales a esas horas, porque te pasa algo. Dijeron que estamos mal. Y yo les digo que sí… y que vamos ‘pa pior’. 

Además, la artista expresó su punto de vista sobre algunos temas que han causado atención de los ciudadanos mexicanos:

“Ahorita que están saliendo tantas series de narcos y esas cosas… Ellos no son los malos; los malos son los que se quedan con las ganancias. No nos hagamos tontos, todos lo sabemos”. 

Posteriormente, Dolores Heredia, directora del AMACC, convocó a los políticos del país a no olvidar el respeto que la industria cinematográfica merece. Asimismo, denunció la forma en que las leyes y convenios que el gobierno ha firmado, dañaron la calidad e integridad del cine nacional.

Claro ejemplo de esto fue el Tratado de Libre Comercio que en la década de 1990, Carlos Salinas firmó con América y Canadá. Este documento volvió a las compañías dependientes y limitó hasta el contenido del material. Heredia pidió que se permita al cine mexicano volver a tener la grandeza que llegó a tener.

José Carlos Ruiz también aprovechó para exigir que se defienda la permanencia del evento e invitó a los asistentes a ‘orinar’ las tumbas de aquellos que lo cancelen alguna vez.

Los discursos políticos estuvieron presentes hasta en las películas premiadas: “La 4ta compañía” y el documental “La tempestad“, las máximas ganadoras, tienen fuerte peso social en sus tramas: en la primera, se retratan las hazañas dentro de la cárcel de Santa Martha, por medio de un equipo de fútbol americano; en el segundo, se expone la impunidad y el miedo que el crimen organizado han plantado en el país.

Te recomendamos
Tras años de guerra por ISIS, Irak busca a inversionistas mexicanos para resurgir
Tras la liberación de Mosul, última ciudad iraquí en manos de ISIS, Irak ya se ...