El gobierno de Donald Trump deportó a México a la inmigrante Maribel Trujillo Díaz, quien es madre de cuatro ciudadanos estadounidenses.

Desde 2002, Trujillo Díaz vivió indocumentada en el área de la ciudad de Hamilton, en Ohio, donde fue detenida a principios de abril cuando se agotaron todos los recursos legales de su pedio de asilo.

En 2007 cuando agentes de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) realizaron una redada en la empresa Koch Foods, una procesadora de pollos de la ciudad de Fairfield, y la detuvieron con otros indocumentados. Entonces, Maribel Trujillo aseguró que había escapado de los cárteles de droga en Morelia, Michoacán, por lo que pidió asilo pero su caso fue rechazado dos veces.

Después de 10 años las autoridades dictaminaron que no había base legal para que permaneciera en Estados Unidos.

Kathleen Kersh, una de las abogadas que trabajó en su defensa, dijo que Trujillo fue llevada a un avión rumbo a su país por agentes de la ICE.

Acusó que la deportación de Trujillo demuestra que Trump no está enfocado en echar a los criminales, sino “en separar a madres pacíficas de sus hijos ciudadanos”.

El gobernador republicano de Ohio, John Kasich, fue una de las personas que apeló a favor de Trujillo y lamentó no haber podido ayudarla a permanecer junto a su familia. (Con información de EFE | Foto: Especial)