Un nuevo estudio apunta que el apéndice podría tener una función biológica importante, ya que alberga una serie de “bacterias buenas” del intestino. Investigadores de la Universidad del Medio Oeste estudiaron su aparición y desaparición en mamíferos en los últimos años.

Los científicos descubrieron que el órgano ha evolucionado 29 veces y sólo ha desparecido en un máximo de 12 ocasiones.

“Estadísticamente es una fuerte evidencia la aparición del apéndice, lo que significa que es más probable que tenga un valor para la estructura”

“Con confianza podemos rechazar la hipótesis de que el apéndice es una estructura con poco valor adaptativo o sin función entre los mamíferos”

Desde hace años, los investigadores han buscado una posible función para este órgano, que es el encargado de refugiar bacterias intestinales buenas que ayudan al cuerpo humano a mantenerse equilibrado.

De acuerdo con un estudio publicado en 2012, las personas que carecen de apéndice son más propensas a tener infecciones bacterianas, las cuales causan diarrea, fiebre, náuseas y dolor abdominal.

El estudio sugiere que el apéndice podría desempeñar un papel importante en el sistema inmunológico de una especie, en particular en el tejido linfático que es propenso a estimular el crecimiento de bacterias intestinales infecciosas.

“Si bien, estos vínculos entre el apéndice cecal y los factores se han sugerido antes, esta es la primera vez que han sido validados estadísticamente”

La investigación está lejos de ser concluyente, pero ofrece una perspectiva diferente de la hipótesis de que los seres humanos han mantenido el apéndice por su apoyo inmunitario todo el tiempo.

El reto para los científicos es comprobarlo, ya que la mayoría de las personas se han sometido a una cirugía para extirparla y no sufren efectos adversos con el paso del tiempo.

 

(Con información de Business Insider)