DJ Shadow o la breve historia del hip hop instrumental

Redacción TENDENCIAS

DJ Shadow es una figura interesante en el hip hop. Por un lado representa una escuela en decadencia: la del sample, el scratch: dedo contra el vinilo. Por el otro, sigue vigente como producer, label man, sidekick de figuras como Run The Jewels y G Jones, músico de culto. Le ha entrado al flow del trap con su one man band Nite School Klik y en su más reciente material The Mountain Will Fall (2016); siempre muy a su estilo, evitando a toda costa la caída predecible del beat, el lugar común, construyendo en vez un verdadero viaje sónico.

A no pocos ha educado DJ Shadow. Y aunque ostenta algunas coronas postizas como tener sesenta y tantos mil vinilos en su colección, o ser su debut Endtroducing….. (1996) “el primer disco de hip hop instrumental”; no es para menos: sus sencillos en la Mo-Wax: “In/Flux” (1993)  y “Lost and Found” (1994) con el japonés DJ Krush, ayudaron a consolidar este subgénero. ¿Pero qué es el hip hop instrumental? En pocas palabras: aquel que carece de un MC y que fue producido en una tornamesa por un DJ; o por una banda de músicos. O ambas cosas juntas, pero sin rap. Esta forma de hip hop no siempre gozó de la categoría que tiene hoy, ni el DJ gozó la de músico, ni la torna de instrumento. Fue paulatino. Para entender mejor: repasemos.

En el principio fue el DJ. Como sabemos: en el Bronx a mediados de los setenta, los hoy viejos bisontes Kool Herc, Afrika Bambaataa y otra decena de DJ’s se disputaban el turf con sus potentes sonideros. Descubrieron el break –esa parte de la canción que es un puente que dura unos segundos–, y por medio de la tornamesa cómo cortarlo y repetirlo para que nadie parara de bailar. Entonces la idea era tener el sound system más grande, el más potente. Sendas anécdotas hay en la literatura y en la calle sobre estos años: sus batallas, sus rapiñas, sus criminales y sus héroes. Pero alrededor del 76 el juego empezó a cambiar: Grand Wizard Theodore ganó una batalla en el Bronx por mezclar esposado, y Grand Master Flash se ganó su nombre por hacerlo rapidísimamente y de manera continua. La skill, la maestría técnica, era ahora la bandera. Mark Katz en su Groove Music: the art and culture of the hip hop DJ considera a estos dos –Flash y Wizard– como los primeros instrumentistas de la tornamesa (del hip hop, al menos); antes, laturntable era un reproductor, no un instrumento. Se puede decir que este par inventó las técnicas modernas para los DJ’s de hip hop.

Para leer la editorial completa entra a aquí.

Vice_logo.svg

*Este contenido es publicado con autorización de Vice.

Related Post

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *