Durante el embargo a Cuba, Donald Trump hizo negocios en la isla

Durante 1998, en los años del embargo de Estados Unidos a Cuba, el empresario Donald Trump realizó negocios  con el gobierno de Fidel Castro, hecho que en ese entonces era de carácter ilegal, dio a conocer la publicación semanal Newsweek.

Dicha información fue confirmada por exejecutivos de la empresa de Trump, documentos internos de la compañía así como registros judiciales, los cuales sostienen que la firma gastó por lo menos 68 mil dólares en viajes de negocios ese año.

Ante las prohibiciones legales, la empresa del millonario, llamada entonces Trump Hotels & Casino Resorts, no gastó el dinero directamente sino que, con su consentimiento, lo hizo a través de una firma de consultoría llamada Seven Arrows Investment and Development Corp.

“Una vez que los consultores de negocios viajaron a la isla e incurrieron en los gastos del proyecto, Seven Arrows instruyó a altos ejecutivos de la empresa de Trump a hacerlos parecer legales ligándolos a posteriori a una causa caritativa”, señaló Newsweek.

El pago de la empresa de Trump ocurrió después que el empresario lanzó su primera campaña fallida por la Presidencia de Estados Unidos, por el entonces llamado Partido Reformista.

“En su primer día en campaña, viajó a Miami, donde habló ante un grupo de cubanoamericanos, un bloque crítico de votantes en el estado. Trump ofreció mantener el embargo y nunca gastar dinero en Cuba hasta que Fidel Castro fuera removido del poder”, añadió la publicación.

Newsweek señala que durante el evento en Miami, Trump no reveló en ningún momento que su empresa ya había reembolsado a los consultores lo que gastaron en su viaje secreto a La Habana.

Ejecutivos de la campaña de Trump, o de la ahora denominada Organización Trump, ni el exdirector de Seven Arrows, Richard Fields, respondieron a correos electrónicos de la revista, la cual los cuestionó sobre las acciones del millonario en Cuba.

Sin embargo un exejecutivo de la empresa de Trump confirmó al semanario que el millonario nunca pidió una licencia al Departamento del Tesoro previa al viaje.

“Documentos internos muestran que ejecutivos (de la empresa de Trump) involucrados en el viaje a Cuba, discutieron la necesidad de una autorización federal después que el viaje ya había ocurrido”, reveló la publicación.

Por su parte la Oficina de Control de Bienes Extranjeros (OFAC) del Tesoro dijo no tener récords de que la agencia otorgó tal licencia a las empresas involucradas en el viaje a Cuba, aunque aclararon que algunos documentos de esa época fueron destruidos.

Related Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *