El liderazgo femenino

Elvia Ortíz COLUMNISTAS Elvia Ortíz

El Liderazgo Femenino no es otra cosa que la utilización de las características propias de las mujeres para ejercer el liderazgo al interior de las organizaciones, habilidades que la mujer desarrolla de forma única y que nadie en nuestro tiempo puede negar. Estudiosas de temas femeninos (Beavoir & Fisher), afirman que el rol de la mujer está condicionado al entorno político y cultural en que se encuentra inmersa así como a su herencia biológica

Hoy en día las mujeres están dejando atrás un rol secundario para incorporarse a la población económicamente activa y a la educación, están mejorando su calidad de vida, han aprendido a regular sus tiempos y momentos de maternidad; están disfrutando de su vida de pareja y logrando un lugar de relevancia en la sociedad.

En esta situación, es dable pensar que las mujeres influirán decisivamente en los diferentes ámbitos de la vida actual, en las relaciones afectivas, y en la vida familiar este siglo, porque la dinámica del siglo XXI ha de requerir un nuevo estilo de liderazgo.

Ana Antúnez en un Seminario del Club de Leones ofrecido en Perú apuntaba:

¿Se requieren características especiales para dirigir una organización? Sí, la respuesta es afirmativa, porque de otra manera no se explicaría la existencia de una serie de propuestas y teorías sobre el Liderazgo en las organizaciones y los estilos de Dirección… pero todo esto se ha construido aludiendo a características asociadas al varón. Los varones han sido concientizados para el cumplimiento de logros y objetivos; para proveer y mantener a la familia; para competir entre sus pares; para trabajar y conseguir éxito en el mundo público, para luchar hasta llegar a la cumbre. Pareciera que las oportunidades que tienen las Mujeres para dirigir una organización son las mismas en tanto actúe como un hombre, pensando que ése ha sido el “tipo” de liderazgo y dirección que ha primado hasta hoy.

¿Es cierto que las Mujeres tienen hoy en día más oportunidades de asumir roles de liderazgo y puestos de alta dirección en la medida que actúen como hombres?…Pues bien, ¿cómo actúan los hombres?….. Los hombres compiten; se dedican en exclusivo a su carrera profesional , o a su trabajo en términos generales, sacrifican tiempo de su vida privada en pos de lograr metas organizacionales; ordenan su mundo público a su manera porque trabajan con el supuesto que su mundo privado está bajo control, porque hay alguien que está a cargo de ello; extienden y ordenan su agenda de actividades en función de los requerimientos de la organización; siempre tienen tiempo para la organización: cenan, beben y se reúnen en horarios fuera de oficina para trabajar estrategias organizacionales; están disponibles para promociones, viajes y asistencia a congresos; trabajan y estudian para mejorar su posición en la organización, etc.

Por años las Mujeres que han alcanzado cargos de alta dirección y asumido roles de liderazgo en las organizaciones se han visto envueltas en el estigma de la masculinización, esto es, actuar como hombres para mantener sus posiciones de poder en sus respectivas organizaciones; deben ordenan su mundo público en perjuicio de su mundo privado, porque a diferencia del hombre, para ellas el mundo privado está a su cargo y no a cargo del otro.

El Liderazgo Femenino significa humanizar las organizaciones con esta experiencia del “mundo privado” en el “mundo público” donde esta realidad no es excluyente, sino, que debiera ser compatible. Muchas  entidades actuales ya aceptan que las mujeres tienen todos los derechos y obligaciones de cualquier persona. Ahora para hacer realidad esta convicción que empiecen por cambiar sus horarios de sesiones a fin de que las mujeres trabajadoras puedan llegar a casa a horas prudentes para atender los asuntos familiares, respeten sus tiempos de maternidad y sus horas de salida; cambiemos los “Comités de Damas” por “Comités de Apoyo”, donde los esposos de las ejecutivas también puedan participar.

Respetemos a las Mujeres en su feminidad y en su maternidad, y poder así diseñar sus vidas sabiendo que cuentan con el respaldo de una organización que no las excluirá por ser madres y esposas. Es absolutamente imposible la liberación de los pueblos y su desarrollo democrático sin contar con la igualdad de derechos de hombres y mujeres. Ni siquiera en las situaciones más duras puede olvidarse o posponerse esta lucha. En todas las sociedades, las mujeres pagan siempre el precio más alto para lograr el cambio y la evolución….. Que esto no siga sucediendo en nuestras empresas, luchemos por que no suceda ni México ni en el Mundo.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Check Also
Dólar sigue bajando, hoy se ofrece hasta en 19.50
El peso está ganando terreno frente al dólar. Este miércoles se ofrece en 19.47 pesos ...