El nuevo Modelo Educativo, ¿Realidad o ficción?

Redacción COLUMNISTAS

Por José Ramón González

Le guste o no a sus detractores, la Reforma Educativa que ha planteado el ejecutivo federal desde el inicio de su gestión –por demás necesaria desde hace años-, se ha concebido desde una perspectiva integral, tomando en cuenta las tendencias internacionales y desarollándose en tres grandes etapas:

La primera ha sido política, a través del logro de un consenso entre los líderes, actores y partidos políticos que –también les guste o no a algunos pocos- representan a la mayoría de los ciudadanos y se ha plasmado en el denominado “Acuerdo por México”.

La segunda, de corte Jurídico, de la cual ya hablamos en una columna anterior, consistente en la modernización del marco regulatorio en la materia, iniciada en diciembre de 2012 inmediatamente después de la suscripción del mencionado Acuerdo por México. Abarca en primer lugar la Constitución Política Federal, que establece el “Qué” de la reforma y luego las constituciones Locales, la Ley General de Educación, reglamentaria del artículo 3° de la Carta Magna, y toda la demás legislación secundaria, que establecen el “Cómo” convertirla en actos concretos; toda esta legislación a la que habrá de irse añadiendo otras fuentes jurídicas igualmente importantes, como los instrumentos internacionales (tratados, convenios, declaraciones), la jurisprudencia nacional e internacional y la doctrina, tomando en consideración los principios básicos de la nueva constitucionalidad: como el Principio Pro Persona, el respeto a los derechos humanos, la Equidad, el Interés Superior del Menor, entre otros, todo esto dentro del contexto social, económico y cultural de cada lugar donde se aplique.

La tercera, es de índole social: se trata de la reforma al Modelo Educativo para los niveles básico y medio superior. En este caso, también la voz de la ignorancia o de los intereses políticos particulares de una minoría, primero dijeron que no estaba contemplada, que la reforma era solo laboral; ahora que ha iniciado la desacreditan porque dicen que a nadie se tomó en cuenta en su elaboración, o bien que es imposible de cumplir (claro, todo es imposible para quien no tiene la menor intención de que las cosas sucedan).

Pero no es así: el modelo no se hizo en lo oscurito ni nadie se lo sacó de la manga; se construyó a partir de los resultados obtenidos en los foros de consulta popular realizados en 2014, convocados de manera abierta y en los que participaron autoridades de gobierno y sindicales, padres de familia, expertos, maestros y miembros de la sociedad interesados en el tema. Con base en estos foros y con fundamento en el artículo transitorio 12° de Ley General de educación, la SEP ha ofrecido en esta etapa los planos de construcción del nuevo modelo educativo en tres documentos básicos:

1) La Carta sobre Los Fines de la Educación en el Siglo XXI

Reafirma el carácter laico, gratuito e incluyente que la constitución de la República da a la educación, con aprendizajes y conocimientos que realmente sean relevantes y útiles para la niñez y juventud de México y con estas premisas y junto con la sociedad, construir un modelo suficientemente flexible para adaptarse a las condiciones y necesidades de cada localidad y región, tomando en cuenta la gran diversidad social, económica y cultural de nuestro país.

A su vez, la carta ofrece una visión sobre el tipo de niñez y juventud que queremos para México: seres humanos libres, participativos, responsables e informados, interactuantes con las nuevas tecnologías; que sean capaces de ejercer y defender sus derechos, de comunicar su ideas en español, inglés y en su caso su lengua materna; que participen activamente en la vida social, económica y política, logren desarrollarse en el contexto personal, familiar y social y, orgullosos de su identidad, contribuyan a la transformación de su localidad, su país y el mundo, conscientes del respeto a sí mismos y a los demás, de la necesidad de preservar su entorno y de que la educación es un proceso permanente, de toda la vida.

La Carta prevé que maestros, padres de familia, estudiantes, autoridades educativas, la comunidad y la sociedad en general, contarán con una guía que permita orientar y coordinar mejor sus esfuerzos en el logro de resultados en ámbitos educativos como: Lenguaje y comunicación; Pensamiento crítico y reflexivo; Valores, Convivencia y colaboración; Desarrollo físico y emocional; México y el mundo; Arte y cultura; y Medio ambiente.

Algo digno de resaltar es que, congruente con el nuevo modelo constitucional, la propuesta contempla también la modificación al programa de formación inicial y continua normalista y consecuentemente, la visión de perfil de maestros que queremos para el México del Siglo XXI, incluyendo además un modelo de profesores especializados para atender a estudiantes con requerimientos especiales.

2) El documento Base para la elaboración del Modelo Educativo 2016

La columna vertebral del nuevo modelo educativo es el planteamiento pedagógico, que se basa en la escuela, su organización y procesos y con singular interés en el importantísimo cambio de enfoque, basado ya no en la enseñanza, sino ahora en el aprendizaje, lo que implica una transformación radical de la cultura pedagógica y en consecuencia de los contenidos de los programas de trabajo generales y de cada materia que en su conjunto se denominan “Currícula”.

Para lograrlo, algo muy importante es que el nuevo modelo educativo concibe a los maestros como profesionales de la educación, capaces de aterrizar de manera creativa, desde el aula, esa currícula, adaptándola a su contexto específico respecto de los aprendizajes generales, con apoyo material y técnico de las autoridades. Pero para esta adaptación, propone una colaboración más eficaz entre las autoridades y los actores que participan en la educación, como padres de familia, sociedad civil, sindicatos, gobiernos estatales, el poder legislativo y el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), a fin de implantar, respetar y hacer valer la “autonomía curricular”.

Los nuevos planes y programas se supone que deberán empezarse a aplicar en el ciclo escolar 2018-2019.

3) La Propuesta Curricular para la Educación Obligatoria 2016

Propone el diseño pedagógico del nuevo modelo en 5 ejes articulados: 1) La Escuela al Centro; 2) Planteamiento curricular; 3) Formación y desarrollo profesional docente; 4) Inclusión y equidad; y 5) Gobernanza del sistema educativo.

Con la publicación de estos tres documentos estratégicos, se ha abierto del 20 de julio al 30 de septiembre una amplia consulta popular sobre los contenidos y expectativas del modelo en tres apartados: a) Preguntas Generales, b) Educación Básica y c) Educación Media Superior. Los resultados obtenidos permitirán elaborar los nuevos planes y programas de estudio y los libros de texto correspondientes.

Los tres documentos están disponibles en la página de la SEP https://www.gob.mx/modeloeducativo2016; así que no hay chanchullo, ni pretexto: Si queremos un buen modelo educativo, estudiémoslo y participemos, cada quien desde el espacio que nos toca. 

 

 

Related Post

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *