FOTO: Wikimedia Commons

El pepino de mar está en serio peligro en Baja California

Redacción TENDENCIAS

Las poblaciones de pepino de mar (Isostichopus fuscus) en Baja California tiene una tasa 10 veces menor que en 2007. Hoy, por cada 100 metros cuadrados solo hay siete individuos de esta especie.

Estudios realizados por Luis Eduardo Calderón Aguilera, investigador del Departamento de Ecología Marina del Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada (CICESE), evidencian que en 2007 las densidades del pepino de mar oscilaban entre los 0.25 y 0.56 individuos por metro cuadrado.

Su más reciente investigación, desarrollada con financiamiento del Fondo Sectorial de Investigación en Materias Agrícola, Pecuaria, Acuacultura, Agrobiotecnología y Recursos Fitogenéticos del fideicomiso Sagarpa-Conacyt, arroja que las densidades de la especie se han reducido a 0.07 individuos por metro cuadrado, es decir, que por cada 100 metros cuadrados hay únicamente siete organismos.

Debido a ello, el pepino de mar se encuentra en la NOM-059-SEMARNAT-2010 con carácter de especie sujeta a protección especial y su aprovechamiento es regulado por la Dirección General de Vida Silvestre de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

Instituciones de investigación científica colaboran para impulsar la producción del pepino de mar por medio de técnicas de acuacultura con las que se pueda reorientar su comercialización y permitir que las poblaciones naturales se recuperen.

Sagarpa quiere venderlo

Aunque la expectativa de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) respecto a la investigación, es contar con los datos suficientes para cambiar el estatus del pepino de mar y que su regulación sea a través de la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (Conapesca), los resultados apuntan a que no será posible.

Luis Calderón Aguilera dejó en claro que no solo no es posible cambiar el estatus de especie protegida que tiene la Semarnat sobre el pepino de mar, sino que se sugerirá que las cuotas de aprovechamiento se restrinjan a lo mínimo posible y, en su lugar, se fomente la creación de estructuras para su maricultivo.

“Ya identificamos sitios para el maricultivo, porque en adelante lo único que será posible es el maricultivo de esta especie; en colaboración con la UABCS ya se tiene desarrollada la biotecnia para la producción de semilla de pepino de mar, se producen en La Paz y se van a sembrar en sitios que ya identificamos por sus condiciones oceanográficas, características de sustratos, accesibilidad y posibilidad de protección”, subrayó.

Por su parte, el delegado de la Semarnat en Baja California, Alfonso Blancafort Camarena, consideró que el mejor esfuerzo que se puede pensar es apostarle a la acuacultura para seguir aprovechando el pepino de mar como recurso en vida silvestre.

“Sin duda es muy atractivo para algunos mercados, pero si tenemos la intención de cuidar el recurso, tenemos que apoyar otras actividades como la acuacultura, que permite el aprovechamiento de un recurso sin impactarlo de forma tan drástica como se ha venido haciendo hasta ahorita”, declaró en entrevista.

Por lo pronto, los pepinos de mar -codiciados animales marinos, parientes lejanos de las estrellas de mar- han sido devastados para su venta, especialmente en el mercado asiático, dado que se considera un manjar en la comida china. En un restaurante en Hong Kong puede venderse hasta en 300 dólares el platillo.

A los pescadores les pagan un promedio de 6oo dólares por un kilogramo de esta especie, que se adhiere a la triste lista de animales en peligro.

 

(Con información de la Agencia de Noticias de Conacyt | FOTO: Wikimedia Commons)

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Te recomendamos
Stealthing: cuando el no usar condón es abuso sexual
Los especialistas llaman stealthing a la práctica en la que el hombre se quita el ...