Entre pairos y derivas

admin POLÍTICA

PASOS EN LA AZOTEA

Agustín Goicoechea

Entre pairos y derivas. ¿Falta rumbo o sobran líderes  en  nuestros partidos políticos?

Hace poco menos de diez minutos una persona letrada en política nacional y funcionaria pública me preguntó literalmente: ¿crees que quede el PRI para el 2018?… me reservé mi respuesta por un instante… acto seguido quiso saber mi opinión respecto a las posibilidades de Margarita Zavala…Me volví a abstener por no tener opinión alguna, ni respuesta concreta.

Si me hubiera preguntado mi deseo en lugar de mi opinión, la introducción habría sido diferente.

De lo anterior el encabezado de este  análisis, ya que denotó un preocupante común denominador entre los principales partidos políticos: su pérdida de vida democrática interna para que de ellos emerjan los mejores hombres y mujeres para definir su propio liderazgo institucional, así como sus mejores postores para  competir por cargos públicos.

Si analizamos en 360 grados a los principales partidos políticos de este país nos podríamos encontrar con que nadie tiene claro hacia dónde irán las velas ni el timón. Hay momentos en la política en que la mejor decisión es no decidir y pareciera que hoy estamos transitando por uno de ellos y que es tiempo de acomodos.

El partido en el poder, cumple escasos ocho días de su nueva dirigencia, cuyo titular  Enrique Ochoa Reza no goza aún de la experiencia de haber sido electo a un puesto de elección popular; sin embargo, será Director de las decisiones partidarias que tendrán a bien designar a cientos o miles de candidatos para puestos menores y posiblemente a alguno de mayor envergadura para puestos de elección popular, sin saber en carne propia lo que dicho proceso representa. Destaca inclusive que para el entender ciudadano la presidencia del partido se otorgó ante la nula competencia democrática interna y pareciera que todos los alfiles se cuadraron hacia la directriz que mandó una sola persona.

Un hombre virtuoso tiene mayores posibilidades de encontrar a otros semejantes. Ojalá se encuentre bien asesorado dentro de dicho organismo político. Claro está que la experiencia en el sector energético la tiene, desde su tesis de economía y ciencia política, posiblemente de ahí viene el ímpetu y creencia de que la energía la tiene; sin embargo, hoy pone en un estado de incertidumbre al “Partido Revolucionario Institucional” y el rumbo que tomarán las velas de esta nueva dirigencia.

En la casa de enfrente, en el “Partido de la Revolución Democrática”, la cosa está ¨pior¨.  Alejandra Barrales (María Alejandra Barrales Magdaleno), la nueva dirigente, quién un día antes renunció a la Secretaría de Educación de la Ciudad de México a quien por cierto también recordamos por haber posado previamente para una revista de caballeros, recibe un partido fraccionado y faccionado. Posiblemente su experiencia proselitista que inició como Secretaria del Sindicato de Aeroméxico,  fue vasta para dar nuevos aires a la ¨Revolución Democrática¨ de este país. El PRD enfrenta pocos retos que seguramente estarán al alcance de no cualquier cabildero con experiencia en aeronáutica sindical.

Hablando de las corrientes de este instituto político, tenemos en una esquina a Alternativa Democrática Nacional, Democracia Social, Foro Nuevo Sol, Frente Patria Digna, Fuerza Democrática, Nueva izquierda, entre otros cuantos divisionismos internos. En la otra esquina aún no sabemos.

Lo cierto es que en este ente político, que se había destacado por una aguerrida fuerza democrática interna, sus procesos  casi nunca han salido bien librados  y al parecer, ante la falta de encontrar procesos transparentes y claros; resolvieron disimularlos al borde de su anulación. La democracia  interna hoy no parece en el PRD una práctica de corto plazo. Hay lo que hay.

El agua perredista es de tiburones. Por citar sólo algunas buenas almas de la caridad, destacaría de memoria a Héctor Miguel Bautista López, René Bejarano (a quien todos recordaremos muy bien); Jesús Ortega y Jesús Zambrano. Éstos últimos ilustres y distinguidos compatriotas encabezan a los conocidos “chuchos” y a la parte adjetiva o administrativa del partido… la de la marmaja… Pero hoy se enfrentan al nuevo liderazgo de la Red Barrales, denominada Red por la Unidad Nacional de las Izquierdas creada en 2009.

En conclusión al respecto y entre tanta tribu, y la nada sencilla tarea de encontrar el eje que regirá al partido, este nombramiento deja mucho que pensar. Todo es posible, a menos de que la línea sea el  haber renunciado al cargo de educación en el Distrito Federal –hoy ya Ciudad de México- para plancharle el camino a su ex jefe Miguel Ángel Mancera . Si ese fuese el camino,  no le será fácil coordinar a las tribus  si Mancera no hace algo por mejorar su popularidad.

El PRD como paciente  ha sufrido mucho.  Recordemos entre otras de sus recientes anemias, las  desbandadas que en dicho ente político se han dado en favor de “morena” de Andrés Manuel López Obrador, quien con su artillería, en su paso como líder y candidato de dicho partido, se llevó todo lo que su ejército le puso ante las armas.

En la casa de “morena” la cosa parece más perfilada y estable, sin embargo, aún resulta en su numerología no muy probado que su movimiento a nivel nacional le alcance, aunque en algunas localidades han mostrado músculo recientemente.

Martí Batres no representa a nada ni a nadie. El líder y quien manda será el mismo que será candidato, así que la cosa está clara, fue puesto como dirigente  para hacer lo que sabe hacer, Martí Batres y “morena” tendrán que obedecer para emancipar a Andrés Manuel López Obrador en lo que será su último suspiro. Sobre la  vida democrática en “morena” se han hecho populares esfuerzos, inclusive confundiendo lo que es democracia con lo que es un sorteo para la elección de algunos ediles; sin embargo, eso aleja aún más al partido de lo que sería tener una vida democrática interna que promueva y fortalezca liderazgos.

Si echamos un vistazo a los partidos de reciente creación- durante los últimos 25 años-, se han constituido bajo la única y principal premisa de darle la carretera política a alguien en particular, como en este caso a Andrés Manuel.

De Margarita y Anaya me excuso en esta ocasión pues rebasaría mi número de caracteres permitido, pero prometo en mi próxima entrega ahondar al respecto, puesto que en dicho organismo político hay liderazgos renovados pero también nombres renombrados que podrían llevar al “Partido Acción Nacional” a su entera cohesión o a una inesperada desilusión.

Entre pairos y derivas trata entre líneas que no hay decisiones o rumbos claros. Hoy es momento de acomodos para lo que serán la batallas venideras, de las que los aquí presentes seremos testigos.

Soy un fiel creyente de que la mayoría podemos coincidir en lo que es necesario para México, pese a que en el camino podamos tener diferencias ideológicas.

Lo anterior nos obliga a preguntarnos si dentro de los partidos políticos de cara al 2018 se ve hoy algún perfil de candidato en el que podamos coincidir, una sana mayoría, para encontrar ese liderazgo que México necesita.


Agustín Goicoechea

Politólogo. Consultor público y privado

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Te recomendamos
LA EVOLUCIÓN DE NINTENDO A TRAVÉS DE SUS CONSOLAS Y SUS NÚMEROS
Las consolas de videojuegos nos han acompañado durante las últimas décadas, adaptándose a los tiempos ...