Espionaje gubernamental pudo haber sido hasta con drones

México, 22 de junio.- Al descubierto quedó el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto luego de que el NYT sacó un amplio reportaje donde asegura que periodistas y defensores de derechos humanos son víctimas de espionaje por parte del gobierno federal en el que presuntamente sus aliados podrían ser las distribuidoras KBH y BSD.

Y es que como recordarán, la firma creadora del malware “Pesagus”, NSO Group, aseguró que la venta solo se realiza a gobiernos con la condición de que se utilice para combatir al terrorismo, delincuencia organizada y narcotráfico; no obstante, nos cuentan que dependencias estatales y federales podrían haberlo obtenido de KBH, propiedad del empresario Uri Emmanuel Ansbacher, así como de BSD, de Avishai Samuel Naira.

Ambas compañías de seguridad informática tendrían relación con la empresa Balam de Seguridad Privada, que según Wikileaks en 2014 se habría aliado con Hacking Team, que entre sus principales compradores de software espía tendría a la Secretaría de Marina, la Procuraduría General de la República (PGR), la Policía Federal, el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) y “muchas procuradurías más”.

En la investigación revelada por The New York Times solo se implicaba a la PGR, Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y Cisen, por lo que todo apunta a que la lista de dependencias involucradas, así como de periodistas seguidos ilegalmente podría extenderse y tener alcances inimaginables!

 

El espía, ellos espía, todos espiados

Al parecer la afición del actual mandatario nacional por enterarse de conversaciones ajenas comenzó desde su gubernatura en el Estado de México (2005-2011), en la que habría adquirido “Pegasus” en 2011.

A partir de ese año las dependencias han gastado casi 80 millones de dólares en este rubro que involucraría hasta a gobiernos estatales y ex gobernadores como el oaxaqueño José Murat Casab.

Hace tres años, Wikileaks informó que además del gobierno federal y del Estado de México, estarían involucrados los gobiernos de Chiapas, Baja California, Puebla y Michoacán, en los sexenios de: Juan Sabines Guerrero, José Guadalupe Ozuna Millán, Rafael Moreno Valle y Leonel Godoy, respectivamente.

De acuerdo con la R3D de derechos digitales, entre los principales afectados por la vigilancia están líderes de opinión como Carmen Aristegui, Carlos Loret de Mola, Salvador Camarena de Mexicanos Contra la Corrupción e Impunidad (MCCI), Juan Pardinas del IMCO y a Mario Patrón del Centro ProDH, quienes se han unido para exigir que haya una investigación independiente  sobre quienes han hecho mal uso del malware y que se ha hecho con la información obtenida.

 

Y hasta con drones!

Incluso, nos cuentan que la desesperación de Peña Nieto ante los cada vez más bajos niveles de aprobación ciudadana habría llegado a niveles críticos, pues podría haber intentado utilizar drones para amedrentar a todos aquellos defensores de derechos humanos y periodistas que pudieran gestar una investigación que dañara su imagen.

Samuel Weinberg y su hijo Jonathan Alexis tendrían una estrecha relación con el gobierno de la República a través de la comercialización de equipos de inteligencia mediante las compañías Teledron LTD, Grupo ICIT, y Gull de México.

Los Weinberg habrían vendido a la Policía Federal drones “Elbit Systems Hermes 900” y “Elbit Systems Hermes 450” a un costo de 20 millones de dólares, gasto que resultó un tanto infructífero por no decir inútil, ya que los aparatos no funcionan al 100% de su capacidad.

Al momento, R3D de derechos digitales registró 88 intentos de espionaje solo de 2015 a 2017.

Related Post