Espiriú asegura que no habrá contratistas favoritos

En el próximo sexenio, no habrá contratistas favoritos ni clemencia para las constructoras que cometan actos de corrupción, afirmó Javier Jiménez Espriú, futuro titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).
 
“Queremos que todos los procesos de licitación sean transparentes y vamos a apoyarnos de la experiencia internacional que existe en la materia”, dijo.
 
Como parte de su participación en el Foro Estrategia Banorte 2018 y luego de una presentación de su plan de trabajo para los siguientes seis años, Espriú fue entrevistado por Alberto Pérez Jácome, encargado de Infraestructura del grupo Hermes, quien preguntó qué acciones tomarían para mejorar los procesos de licitación.
 
“Habrá varios mecanismos. Vamos a publicitar toda la información, tendremos grupos de trabajo especializados que analicen correctamente todas las etapas de contratación, al igual que su seguimiento”, comentó Espriú.
 
Refirió que ha escuchado en diversos espacios que la construcción suele derivar en la industria de la corrupción, por lo que será fundamental contar con el apoyo del sector privado para evitar las malas prácticas y esa imagen negativa.
 
“Vamos a tener el tema de las direcciones técnicas, a cargo de ingenieros nacionales e internacionales si es necesario, habrá grupos que analicen las bases de los concursos para que las licitaciones no tengan retratos hablados de las empresas que quisiéramos beneficiar de una forma u otra”, agregó.
 
Entre los grandes temas a atender en su gestión, estará la promoción de las asociaciones público privadas (APP), en sus diferentes modalidades, y apelar “por sobre todo” a que haya desarrollo de ingeniería de empresas mexicanas.
 
“Nuestra aspiración es la de la promoción, la de la estimulación para que la iniciativa privada participe en una modesta relación de 20 a uno. Aun así, no vamos a tener suficiente para atender todas las necesidades, pero sí sabemos que vamos a contar con ustedes”, dijo Espriú.
 
Por su parte, se comprometió a establecer los lineamientos que garanticen dicha participación, lo que incluye, por ejemplo: un absoluto respeto a la vida legal del país y, por lo tanto, seguridad para que trabajen con gusto, que redundará en un programa agresivo de inversión privada en carreteras, puentes, trenes, aeropuertos o puertos.
 
Como muestra de su palabra empeñada, afirmó que limpiará “de corrupción, de ineptitud, de abulia y de ineficiencia al sector comunicaciones y transportes”, porque el país ya no puede seguir como está y su competitividad debe fortalecerse.
 
El siguiente encargado de la SCT reiteró su intención de crear, con la asesoría de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción, un instituto de planeación, a mediano y largo plazos, que pueda definir cuáles son los proyectos de infraestructura que hay que desarrollar y financiarlos.
 
“Me han planteado la posibilidad de buscar el financiamiento de un instituto para hacer un organismo autónomo que no tenga influencia política ni empresarial, sino que sea una política realmente de desarrollo regional y nacional de infraestructura, en la búsqueda de un financiamiento que lo hiciera autónomo”, agregó.
 
Con información de El Financiero.
 
Mantente informado en Twitter, síguenos en @insurgentehoy.