Estas iglesias “curan” la homosexualidad en México

admin México

Cuando Eduardo Cadena confesó que le gustaban los hombres, su madre no salió de casa durante semanas, y a su padre se le rompió el corazón: un infarto casi lo mata. De aquéllos días de lujuria y excesos surgen recuerdos. Dice que con fe y ayuda de Dios, con terapia psicológica, dejó de ser homosexual después de los 30 años de edad.

Él es el presidente de Exodus México, una organización vinculada a religiosos estadounidenses. En su terapias, en las que El Insurgente estuvo presente, nos aseguró que la homosexualidad se cura. Que él ha logrado “salvar” a muchos miembros de la congregación. Ante más de 50 gays, bisexuales, lesbianas y familiares, en una iglesia en la que cada viernes atienden a 10 personas por turnos de una hora, pregona que la palabra de Jesucristo te puede salvar.

La gente, llorando con su sermón, escucha las palabras de esperanza que les brinda este hombre que jura haber dejado su gusto por los hombres y “la vida oscura de la homosexualidad”.

Presume durante su plática que hoy tiene una hija y una esposa, que las considera una bendición.

“No me casé para demostrar mi restauración sexual, asegura Eduardo a un grupo de más de 50 padres de familia de gays y homosexuales que quieren cambiar, quienes cada domingo pagan 50 pesos o 2.6 dólares por sesión para escuchar los consejos para liberar a sus hijos de la “oscuridad” o liberarse a sí mismos gracias a un ente superior.

Durante dos horas de terapia, en un templo cristiano de la colonia Tránsito, en la Ciudad de México, todos prestan atención a cada uno de los dichos del pastor. Lloran y lloran.

Las reuniones se hacen con mucha secrecía, ya que buscan evitar una persecución de las autoridades, como sucede en Estados Unidos, y señalamientos de la sociedad.

Antes de llegar a las conversaciones de Lalo es necesario ser entrevistado por el pastor de Cambio de Rumbo, quien cuestiona si tienes problemas. “¿Eres drogadicto o sufres quebrantamiento sexual?”, pregunta el entrevistador. “¿Te gustan los hombres, los hombres y las mujeres?”

Si lo convences, si percibe que eres homosexual, eres invitado a formar parte de un grupo de 10 jóvenes, no más, que deben exponer su “quebrantamiento sexual” en el grupo y hablar como si fueran alcohólicos anónimos.

Además de las charlas, su invitación te abre la puerta para escuchar a Lalo y comenzar a dejar de ser homosexual, esas charlas que “curan” o “arreglan” las preferencias sexuales.

Te puede interesar: revelan los primeros nombres de sacerdotes gay

***

Esa mañana de domingo en la que llegamos a conocer a Lalo, las escenas de dolor estallaban en llanto. “¿Por qué mi hijo es homosexual? ¿Por qué? ¿No me quiere Dios?”, dice un padre de familia gritando. La confianza sale a flote. El dolor fluye. Hermanos, parientes, hijos, todos quieren una explicación.

“Quiero mucho a mi hermano, pero desde que abandonó la casa no me habla y cuando me busca es por dinero para que le lleve sus cosas que dejó en casa de mis padres, luego de que se fue a vivir con su pareja (otro hombre)”, señala entre lágrimas una mujer menudita. Y remata: “Siempre que se pone en contacto conmigo lo hace de mala manera y con groserías”. Llora.

“Así suelen comportarse los hombres, que entran al mundo oscuro de la homosexualidad, porque se sienten aceptados y amados”, responde al grupo el representante de Exodus. En ese momento, una pastora responsable de la terapia familiar le entrega un Kleenex a la mujer que suplica ayuda a Eduardo Cadena.

“Sufrí todo tipo de abusos”, dice Lalo, quien aún conserva sus movimientos de mano y voz suaves, afeminados, delicados, a todos esos padres de familia e invitados a la terapia.

Pero jura y perjura que dejó atrás su vida de excesos y lo sostiene a través del libro: Soy ex gay y ahora ¿Qué hago?

libro-gay-2

“Los homosexuales se van al infierno, también los heterosexuales: Los únicos que se van al cielo son los hombres y mujeres que quieren a Cristo”, suelta el hombre en un tono de broma.

Pero nadie se ríe, ni contestan al chiste.

Sólo se oye un cuestionamiento de un hombre de cabeza blanca, bigote y con lentes: “¿Te fue difícil dejar la vida gay?”

“Sí. Lo que cambió vivir con mi pareja del mismo sexo fue un viaje a Ecuador. Cuando volví a México tenía el interés de dejar la vida homosexual o seguir… y opté por la restauración sexual. El primer año fue difícil”, asegura Lalo. La gente llora y escucha.

Te puede interesar: Norberto Rivera pide perdón a la comunidad gay

***

 Lalo encontró lejos de su tierra que podía dejar atrás su vida gay.

La idea de que se cura la homosexualidad también está presente en templos cristianos de Ecuador, Argentina, Chile, Colombia, Costa Rica, Puerto Rico, así como en Estados Unidos, un país donde se encarcela a cualquiera que intente ofrecer terapias correctivas.

img4

Es en Estados Unidos donde hay un gran número de organizaciones que ofrecen ayuda para evitar la atracción por los del mismo sexo, las cuales cruzaron a Tijuana, una ciudad de México y que colinda con California, y viajaron hasta Tierra del Fuego, en Argentina.

La organización internacional que dirige todas las terapias que curan la homosexualidad es Exodus, que produce libros, consejerías, así como prepara a los varios de los psicólogos que trabajan en México, explica Antonio Pavón, presidente de Interalianzas México, una agrupación donde están unidos los pastores de la iglesia cristiana en este país.

“Más que clínicas para curar la homosexualidad es una consejería para los personas homosexuales y no homosexuales”, cuenta Daniel Peredo Jaime, presidente de la Confraternidad Evangélica de México (Conemex), una institución creada para fortalecer la creencia del cristiano. “En América Latina se hacen las consejerías, porque las iglesias le damos un valor muy importante al ser humano, no importando su condición ya sea alcohólico, drogadicto u homosexual”, expresa Peredo Jaime.

Uno de los consejeros latinoamericanos más visibles es Mauricio Montión, director del Ministerio Restauración Argentina, quien provee ayuda y apoyo a las personas que luchan con diferentes problemas emocionales y sexuales en Chile, Colombia en México, Uruguay y otros países.

“Como hombre que salí de la homosexualidad, he tenido que luchar para encontrar seguridad en mí identidad como hombre”, escribe Mauricio Motión en su libro Nuevos Comienzos.

El argentino, radicado en la provincia de Córdoba, la segunda ciudad más poblada después de Buenos Aires, es el terapeuta más conocido en los templos cristianos mexicanos, chilenos y de todo Centroamérica. Se la pasa dando consejos de cómo superar el quebrantamiento sexual.

“Yo nunca pensé que me casaría y tendría una familia por mi lucha con la homosexualidad y el concepto terrible que tenía del matrimonio”, manifiesta Mauricio Motión, casi con la misma línea discursiva que Lalo.“Pero Dios me dijo que no todo estaba dicho en mi vida: ¡Y me sorprendió! A medida que empecé a afianzarme en el amor, a amar y recibir amor de la manera correcta, comencé a madurar. Y como resultado, mis sentimientos homosexuales disminuían, mientras que los sentimientos heterosexuales se intensificaban”, asegura el argentino que promete “curar” a los homosexuales.

Otro de los consejeros reconocidos en el mundo cristiano es Mike Haley, director del Departamento de Homosexualidad y presidente de la Junta Exodus Internacional y Norteamérica. Él visita muy poco los países de América Latina, la última vez que estuvo en México fue hace más de 10 años en Cambio de Rumbo, el templo cristiano en la colonia Tránsito. Ahí participó en un congreso donde se prometía alejar todos los pensamientos homosexuales a los individuos que acudían.

“Mi padre comenzó a expresar enojo frente a sus amigos machos, que pensaban que yo no servía para nada y que era una niñita. A veces me preguntaba: ¿Por qué no entras a la casa para estar con tu madre y tus hermanas? Es el lugar donde quieres estar”, relata Mike a manera de introducción en su libro 101 preguntas frecuentes sobre la homosexualidad.

libro-gay-1

El estadounidense recuerda que una de sus consejeras de la secundaria le exigió que debía darse cuenta de que había nacido gay, así que le pidió que se liberara de su homofobia y aceptara su homosexualidad con toda libertad.

Un día, en 1985, Mike fue a un gimnasio gay y se sintió atraído por un hombre al que había visto antes allí: “Lo seguí hasta el estacionamiento donde me dijo que era cristiano y que estaba dejando su homosexualidad”.

Mike se mostró incrédulo ante las palabras de aquel hombre y lo tachó de “loco”.

No estaba convencido del cambio.

“Dejar atrás la homosexualidad no es algo fácil. Muchos hombres y mujeres gays comienzan el proceso de sanidad y luego lo abandonan, cuando las cosas se ponen difíciles”, asegura el director del Departamento de Homosexualidad, quien también afirma que dejó atrás su vida homosexual y ahora vive en pareja.

Te puede interesar: Dos monjas se casan y escandalizan a la Iglesia

Eduardo Cadena también viaja a América Latina para contar su experiencia sobre cómo dejó atrás la vida gay. El mexicano llevó sus palabras al Congreso Internacional de Sanidad y restauración sexual en Costa Rica.

En aquella reunión, uno de los pastores se confesó frente a los ahí reunidos: “A nombre de los pastores, y a nombre de la iglesia, quiero pedir perdón a todos los homosexuales por haberlos rechazado, por haber hecho chistes ofensivos acerca de ustedes por no haber brindado la ayuda necesaria”, señala Cadena en su libro Soy ex gay y ahora ¿Qué hago?

“Recuperando lo que nos pertenece” es un curso para alcanzar la restauración para las personas que luchan con la atracción al mismo sexo indeseada (AMSI) impartido por Romanos 6, en Bogotá, Colombia.

“No somos una clínica de profesionales, somos un ministerio de restauración donde compartimos experiencia, fortaleza y esperanza”, señala Romanos 6 en la invitación a su taller.

libro-gay-3

Según la iglesia cristiana con sede en Bogotá, el taller se centra en trabajar las áreas de homosexualidad, adicción sexual, abuso, vergüenza, culpabilidad, auto rechazo, soledad, dolor, ansiedad, depresión, baja autoestima y auto compasión.

“En nuestros grupos son bienvenidas todas las personas, sin importar su religión, que deseen vencer la homosexualidad o su quebranto sexual, relacional y emocional”, expone Romanos 6.

“Coloquios de Salud Sexual- Relacional” es una capacitación vivencial para superar las raíces de sus comportamientos tóxicos, el cual es ofrecido por el Ministerio Nueva Condición en San Juan, Puerto Rico.

Las raíces que identifica el grupo cristiano de Puerto Rico es la ambivalencia en el crecimiento espiritual, adicción al sexo, adicción a pornografía, atracción al mismo sexo (AMS) no deseada, conductas sexuales de riesgo y relaciones tóxicas entre otras. Todos los que dicen restaurar, curar o hacer que desaparezcan las preferencias sexuales desde Tijuana hasta Tierra del Fuego, son iglesias cristianas.

***

“Más de 15,000 templos trabajan en la restauración sexual en México, algo sorprendente para la iglesia cristiana, que desde hace 100 años es un baluarte para la sociedad”, revela Antonio Pavón, presidente de Interalianzas México. “Dentro del ámbito cristiano creemos en la restauración sexual, es decir que dejas de ser gay o lesbiana para seguir la vida como un heterosexual”.

Pavón pone como ejemplo del poder de sus terapias la ayuda que brindó a un médico cirujano de la UNAM.

“Él desde muy joven sufrió un ataque sexual, de niño, que le llevó a perder su identidad, y le provocó un quebrantamiento sexual”.

El joven de la UNAM, la institución educativa más importante en México y América Latina, llegó a una consejería, luego de una terapia espiritual y ayuda psicológica con expertos cristianos, narra el pastor.

“Él pudo reconocer su verdadera identidad sexual en este caso y él ahora está casado y su mujer está esperando un hijo”, dice Antonio Pavón.

Las consejerías para superar la homosexualidad y bisexualidad pueden ser escuchadas por jóvenes, adolescentes y matrimonios que están a punto de separarse por alguna infidelidad con una pareja del mismo género, dice Daniel Peredo Jaime, presidente de Conemex.

En la primera fase de la consejería se da el diálogo, así como se le pregunta sí tiene los problemas con el papá, la mamá o con la pareja, después hay ayuda psicológica y la ayuda de miembros de la iglesia, según el representante de la Confraternidad Evangélica de México.

“Actualmente estoy dándole terapia y apoyando a mujeres y hombres con este tipo de problemas, así como con alcoholismo, drogadicción y violencia en familia”, comenta.

En Confraternidad Evangélica son más de 200 personas a las que se les atiende y ayuda para superar cada uno de los problemas que tenga. Muchos de ellos acuden para dejar atrás esas atracciones sexuales.

Las terapias impartidas por la Confraternidad Evangélica de México duran aproximadamente un año y los padres están obligados a acudir a cada de una de las conversaciones.

“Hay diversas terapias que ayudan a curar la homosexualidad”, asegura Carlos Gordillo Meléndez, presidente de la Coalición Internacional Mexicana de Apóstoles(CIMA). “Las terapias las vamos a intensificar más todos los días, porque creemos que podemos servir mucho y evitar los matrimonios igualitarios”, concluye.

 

***

En efectivo…

  • 6.6 dólares cuestan los seminarios de restauración y sanidad dados por el Ministerio Restauración Argentina
  • 500 dólares cobra el Misterio de Restauración Argentina por las terapias y los libros para superar el quebrantamiento sexual en Villa del Mar y Valparaíso, Chile.
  • 26.5 dólares cuestan las terapias de los psicólogos recomendados por la Fundación Grupo Integra para encontrar la restauración sexual en Argentina.
  • Entre 11 y 13 dólares cuestan los libros de restauración sexual vendidos por Methanoia Internacional en Costa Rica.
  • 342 dólares vale en Recuperando lo que nos Pertenece un curso para alcanzar la restauración sexual impartido por Romanos 6, en Colombia
  • 260 dólares cuesta por cada semestre Coloquios de Salud Sexual- Relacional, una capacitación vivencial ofrecida por el Ministerio Nueva Condición en San Juan, Puerto Rico.
  • 2.6 dólares vale escuchar las palabras de Eduardo Cadena, presidente de la junta directiva de Exodus Latinoamérica.
  • 13.2 dólares cuesta una terapia individual en Cambio de Rumbo, una iglesia cristiana ubicada por en la colonia Tránsito.

Te puede interesar: Avalan matrimonio gay en Nuevo León, Chiapas e Hidalgo

Related Post

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *