Un avión de la compañía aérea Southwest Airlines tuvo que evacuar a 75 pasajeros después de registrarse un pequeño incendio en la aeronave. Todo fue provocado por un Galaxy Note 7.

El incidente tuvo lugar durante los protocolos de seguridad, uno minutos antes del despegue en el aeropuerto de Louisville, en Kentucky.

Las aerolíneas estadounidenses ya habían prohibido que los usuarios llevaran encendidos estos teléfonos, ante el temor de que se incendiaran en pleno vuelo.

El propietario del smartphone, Brian Green, dijo que el teléfono estaba totalmente apagado cuando empezó a hacer ruidos extraños y a calentarse excesivamente. El hombre lo arrojó al suelo, el gadget empezó a arder y a despedir humo.

No se reportaron lesionados y el incendio se sofocó con rapidez. Un oficial del cuerpo de bomberos de Louisville, comentó que sí se trata de un teléfono inteligente pero no precisó el modelo.

No obstante, la esposa de Brian confirmó que se trataba de un Galaxy Note 7 y que hace un par de semanas lo  reemplazaron porque el otro smartphone se calentaba en exceso.

La aerolínea emitió un comunicado, ahí mencionó que la causa de la evacuación fue consecuencia del humo emitido por un dispositivo electrónico.

Tan sólo en Estados Unidos se han recogido y sustituido un millón de Galaxy Note 7. Samsung ha recibido 92 quejas, 26 eran por quemaduras y 55 causaron daños materiales.

Con información de Gizmodo