El gobierno mexicano dejará de controlar los precios de las gasolinas el próximo año. Esto implica que el subsidio que todavía hay para el combustible deberá desaparecer. Según José Antonio González Anaya, director de Petróleos Mexicanos (Pemex), todavía no se sabe de cuánto será el ajuste. Pero esta mañana, en el noticiario matutino de Carlos Loret de Mola dijo que está en revisión y que el ascenso será de, al menos, 15%.

González Anaya dijo que, sin entrar en especulación, el aumento podría ser de entre 15% y 20%. “Más o menos, no quisiera especular”. Añadió: “Estamos en proceso de definir, pero el precio se va a tener que ajustar”, añadió, porque las cosas cuestan lo que cuestan”.

Al preguntarle acerca de la pertinencia de tomar esta decisión en tiempos tan difíciles para el país, Anaya explicó que el aumento se debe al movimiento de los precios del petróleo y del tipo de cambio. Si bien México es un país productor de petróleo, no tiene suficiente capacidad de refinación de combustibles, por lo que estos deben ser importados.

Distintos precios en todo el país

Ahora, con la nueva regulación, se permitirá que sean otras empresas, además de Pemex, quienes importen la gasolina. Que participen en toda la cadena: importación, transportación, distribución y venta. Así se permitirá una competencia de precios en el combustible, que, nuevamente según la entrevista dada por Anaya a la televisión, habrá zonas en las que sea más económico -principalmente en los estados donde hay puertos en los que arribará el combustible-, mientras que los puntos más lejanos a ellos resultarán más caros, dado que el costo del traslado aumentará.

Esto es, fundamentalmente, al centro del país, en palabras del mismo Anaya. El impacto en el aumento de precio del combustible se refleja en todas las actividades económicas: suben los precios y aumenta la inflación.

González Anaya reiteró que en marzo de 2017  comenzará la liberación del precio de la gasolina en los estados de Baja California y Sonora, y que cada mes, los estados se irán sumando a este esquema.

“Estas decisiones siempre son difíciles de tomar y a nadie le gusta ni tomarlas ni vivirlas”, concluyó Anaya.

Te puede interesar:  6 consejos para optimar el consumo de combustible

 

 

Related Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *