HORA XXX| #Las5 cosas que el porno nos ha hecho creer

Redacción TENDENCIAS

 

Por Debby Herbenick

No intenten poner en práctica nada de esto sin el consentimiento de sus parejas.

Este texto se publicó originalmente en Tonic, nuestra plataforma dedicada a la salud.

A mucha gente le resulta incómodo hablar de sexo abiertamente, ya sea en un contexto educativo o en conversaciones distendidas. Por esa razón, muchos adolescentes reciben sus primeras lecciones sobre sexo viendo videos porno (o lo que es peor, de amigos que los han visto). Quizá esa forma de aprendizaje no habría estado mal en la época en la que las estrellas del porno eran personas normales y el sexo era, bueno, relativamente normal, también. Sin embargo, hoy en día el porno es harina de otro costal: mucho más agresivo, para empezar, y muy alejado de la realidad, como ya recordó Cindy Gallop en su emblemática charla TED en 2009.

Este es un aspecto importante y sobre el que tengo que incidir más de lo que me gustaría. Llevo más de una década enseñando sexualidad humana a universitarios. También he escrito libros sobre el placer sexual y la satisfacción y he participado en estudios con organizaciones como la Kinsey Institution. Asimismo, he oído numerosas historias sobre experiencias sexuales en las que sus protagonistas se han sentido amedrentados, tristes, o incluso ultrajados. Si bien sería ingenuo esperar que la gente pidiera consentimiento verbal para todas y cada una de las prácticas sexuales que realicen, existen una serie de ellas que el porno ha popularizado y que merecen análisis. Este es el top cinco de prácticas ofensivas.

Eyacular en la cara

Hoy día, para muchos tipos, eyacular en otro sitio que no sea la vagina o el ano puede ser un acto de lo más trivial, pero hay una gran diferencia entre soltar el chorro sobre el estómago de tu pareja y hacerlo en toda su cara. Para empezar, podría entrarle semen en el ojo, lo que podría provocarle una molesta irritación. Si bien habrá gente a la que pueda excitarle eso, los estudios demuestran que a la mayoría no les gusta. Por tanto, a no ser que alguien te pida expresamente que te vengas en su cara, lo mejor será que lo hagas en otro sitio que ambos acuerden, como por ejemplo, un condón.

Sexo duro

Da igual cuántas veces hayan visto juntos la secuela de 50 sombras, a ver si te entra en la cabeza que todo lo que se menciona a continuación solo debe estar presente cuando cuentes con el consentimiento, los ruegos o la invitación implícita de tu pareja: penetración oral, asfixia, golpes, puñetazos o embestidas agresivas. Las historias de sexo agresivo no deseado son las más espeluznantes de las que oigo, porque normalmente las víctimas llegaron a temer por su vida. Los “juegos de asfixia controlada”, por ejemplo, no son una práctica apta para aficionados, ya que, de hacerse mal, las consecuencias pueden ser muy graves. No dudo que haya gente que disfrute del sexo duro, pero por lo general quienes lo practican poseen un código de normas muy claras y tienen los límites de lo que se puede y no se puede hacer muy bien definidos. Muy importante: deben encontrar una palabra de seguridad con la que tu pareja pueda indicarte que te estás pasando de la raya.

 

Continúa leyendo AQUÍ

 

Te puede interesar: Hora XXX| Cuatro pasos para ver porno con tu pareja

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Check Also
El SAT no encuentra a José Murat
El Servicio de Administración Tributaria (SAT) no ha podido encontrar al ex gobernador de Oaxaca, ...