HORAXXX|Un actor porno me dijo cómo c***r como profesional

Redacción TENDENCIAS

vice

Por Mariana Hernández-Urías

Últimamente mucha banda ve en el porno el ejemplo perfecto de violencia de género. Encuentran en él una pedagogía que reduce a las mujeres a objetos, que nos enseña que el placer de las morras no importa tanto y que uno puede llegar y cogérselas sin más.  Pero calma, hoy no les voy a echar la reflexión feminazi.
Al mismo tiempo, la pornografía es una de las pocas industrias en donde las mujeres tienen sueldos más altos —aunque como también provoca esclavitud sexual y trata de personas, según yo, eso no es consuelo— y donde ellas son las estrellas. Algunas actrices porno que escriben libros, hacen videos leyendo en voz alta y actuando un orgasmo se vuelven virales y demás.
Ahora, ¿pensamos en los estándares que el porno le pone a los morros sobre el tamaño de verga que supuestamente está chido tener, su desempeño y la resistencia que se espera de ellos? La verdad es que la pedagogía del porno nos raspa a todos y probablemente a los vatos un poco más. Piensen esto: las morras pueden quedarse como estrellas de mar mientras que el hombre es responsable de todo, desde que se le pare y que ella se moje, hasta que todos se vengan.
Pensé que sería interesante conocer la visión de un morro que esté en la industria para adultos, y así saber qué tanto de esos estándares son producción y entender un poco más cómo funciona eso de ser un modelo sexual a seguir. Platiqué con El gran Érick, un actor porno de 24 años que vive en Monterrey, lleva dos años en la industria y actualmente trabaja con las productoras SexMex y LatPorn.–
VICE: ¿Cómo te volviste actor porno?
El gran Érick: La idea no era ser actor porno, pero Melody —mi pareja— y yo comenzamos como escorts. Ella lanzó su página con fotos y después nos surgió la idea de hacer videos caseros, porque en ese ambiente hay que demostrar que eres real. Hicimos algunos videos para mostrarnos y llamamos mucho la atención, ya que nadie lo hacía. A partir de eso, Torbe la contactó y terminamos grabando con él.
Eso nos dio más fama, comenzamos a viajar para promocionarnos y conocimos la productora SexMex. Vi que estaban grabando unas escenas, entonces les enseñamos algunos de nuestros videos y mostraron interés, —más en ella que en mí— y me dijeron: “tú viaja a Guadalajara, de donde son ellos, y ahí vemos”. Cubres tus gastos, o sea no te pagan para ir, y ya que estás allá te hacen un casting con una escena o dos.
unperro1

VICE: ¿A ti qué tal te fue?
El gran Érick: Podría decir que fui muy buen candidato porque el director me dijo: “Mira, tienes muy buen miembro, eres delgado —lo importante es que se vea la penetración y eso lo facilita— y sigues las indicaciones. Voy a necesitar que vengas una vez al mes, por ahora tienes trabajo asegurado aquí”. En ese entonces yo trabajaba en una compañía de gas y al principio les inventé cualquier excusa, pero ya que fue mayor frecuencia, se les hizo raro que viajara tanto a Guadalajara. Durante un viaje me pidieron que me quedara cuatro o cinco días más, que se convirtieron en un mes y medio y ahí terminé dejando el trabajo en la compañía de gas.

VICE: Además de tener una erección durante horas, ¿qué más se necesita?
El gran Érick: Para empezar, tienes que ser muy caliente y concentrarte en la chica es lo esencial. Pero ya con la erección tienes que estar al pendiente de las cámaras y la luz, no nada más tienes que estar cogiendo y la cámara se va a acomodar. También tienes que poner atención a lo que te dice el director, porque muchas veces él se aleja y con gestos te dice que cambies de posición o cuando hay corte, porque claro, tampoco coges como tú quieras.

Aquí termina de leer toda la historia.

Te puede interesar: Por qué las mujeres hetero ven porno lésbico

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Te recomendamos
Noticias en un minuto: 27 de noviembre