“El huracán Matthew puede matarte”

Redacción POLÍTICA

 

El presidente Barack Obama declaró estado de emergencia en Florida, ante la catástrofe que puede dejar el Huracán Matthew en la península.

Más de 2 millones de personas en los estados Georgia, Florida y Carolina del Sur fueron instados a abandonar sus hogares ante el acercamiento del poderoso huracán de categoría 4, de alto peligro.

“Los vientos extremos del huracán pueden hacer mucho daño y no solo en la costa”, advirtió en la televisión nacional Rick Knabb, director del Centro Nacional de Huracanes. “Además de viento, podría haber mareas tormentosas”.

El alcalde de Miami pidió a los habitantes dejar sus casas y acudir a los refugios a resguardase.  Sin embargo, los surfistas de Miami aprovecharon las olas de dos metros en las playas producidas por el huracán, para surcar las olas, mientras llega el fenómeno a la región.

Los meteorólogos han seguido la ruta de Matthew desde que se formó, el lunes pasado, a fin de emitir las alertas correspondientes a las islas del Caribe. Pero ¿alguna vez te has preguntado cómo hacen los científicos para saber exactamente por dónde va a pasar un huracán?

La agencia BBC dio a conocer que esa es la pregunta que siempre se hacen los meteorólogos a la hora de tratar de definir la trayectoria de una tormenta para salvar vidas y edificios; la otra es cuál será la intensidad del ciclón.

De acuerdo con la NASA, trazar la ruta de un huracán depende de la precisión con la que se predicen los vientos en modelos computarizados. Aunque parece simple, es necesario un monitoreo preciso y continuo.

Los satélites juegan un papel importante para visualizar su movimiento. Estas imágenes dieron la vuelta al mundo en los últimos días. Primero, la NASA captó el ojo del huracán, y luego una imagen terrorífica del trayecto del fenómeno, que parece una calavera.

El rastreo del fenómeno se hace desde el inicio y para ello se utilizan aviones caza tormentas, que siguen a las tormentas que podrían convertirse en huracanes.

A pesar de toda la ayuda tecnológica y lo mucho que se ha estudiado estos fenómenos meteorológicos, todavía es difícil predecir con 100% de exactitud la ruta que tendrá una tormenta.

Esto se debe, según los expertos, a que los huracanes pueden bajar repentinamente su intensidad de maneras que la ciencia todavía no termina de entender.

Según la unidad de meteorología de la BBC, cuando se trata del clima las variables en juego son tan numerosas y cambiantes que hablar de exactitud es prácticamente imposible, por más avanzados que estén los cálculos y las computadoras.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *