IMSS niega incapacidades a embarazadas por no cumplir con periodo de gestación

Susana Madrid Escutia CIENCIA Y TECNOLOGÍA

Lunes, 12 de junio.-  A pesar de que en México la principal causa de muerte en neonatales se debe a su llegada prematura, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) negó a siete madres trabajadoras su derecho a obtener incapacidad post-parto, al alegar que no habían terminado las 40 semanas de gestación.

El Informe de Acción Global sobre Nacimientos Prematuros de la Organización Mundial de la Salud precisó que al menos tres cuartas partes de los bebés prematuros pueden salvarse entre otras cosas al ser amamantados constantemente y estar en contacto piel a piel con sus madres; sin embargo, el personal ignoró estos conocimientos así como las reformas a la Ley del Seguro Social.

En el caso de V1 –nombre alterno al de la madre afectada- tuvo que pasar 2 meses hospitalizada debido a la condición riesgosa de su embarazo. Al dar a luz en 2015 solicitó a la Unidad Médica Familiar 29 de la Ciudad de México las 42 días de incapacidad que le correspondían, pero se lo negaron bajo el argumento de que su embarazo duró menos de 34 días.

A pesar de que en la Ley del Seguro Social existía tal disposición, posteriormente fue eliminada ya que resultaba en perjuicio de las madres trabajadoras.

El personal agregó, de acuerdo con el testimonio de V1, que su bebé “no tendría una duración de vida más allá de uno o dos meses, por lo que se consideraba innecesario otorgar más de seis semanas de incapacidad postnatal”.

De acuerdo con la Ley del Seguro Social, Ley Federal del Trabajo y la Constitución de la República, las mujeres embarazadas gozan de 6 semanas de descanso previas al parto y 6 posteriores, en las cuales disfrutarán del 100% de su sueldo.

Para V3 la historia no fue diferente, al prever que su hijo nacería antes de la fecha indicada, mientras se encontraba en los días de incapacidad previa al parto y a pesar de haber solicitado con antelación que cuatro semanas fueran trasladadas luego del alumbramiento, el derecho le fue negado.

En julio del año pasado, el titular del IMSS, Mikel Arriola anunció con bombo y platillo una estrategia de inclusión con la que facilitarían a las mujeres embarazadas los trámites para transferir de forma sencilla hasta cuatro semanas de incapacidad del prenatal al post-parto.

Entre los nuevos requerimientos se ubicaba la autorización del patrón así como del Instituto, además de un certificado único que notificaba las 84 días totales. Todo parecía ir en beneficio de las madres pero la aprobación del IMSS fue los más difícil de obtener para V5, quien permaneció 35 días al cuidado de sus gemelos, hospitalizados debido a su nacimiento con 32 semanas de gestación.

V5 solicitó a la Unidad 28 ubicada en la Ciudad de México que transfieran 34 semanas del periodo prenatal al siguiente del alumbramiento, lo cual le fue negado.

El rechazo de las solicitudes se extendió a V8, V10 y V12, quienes tampoco obtuvieron los 84 días reglamentarios, a pesar de que Arriola había anunciado que con las modificaciones se beneficiaría a 273 mil pesos.

Recibir información errónea de un trabajador, identificado como AR7, fue el motivo por el cual la denuncia de V12 ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) procedió, pues en la unidad 27 de Tijuana, Baja California le solicitaron llevar constancia de 38 semanas de embarazo –la cual no es necesaria- y al acudir a entregarla su parto se adelantó.

Como resultado de tales violaciones a las leyes vigentes, la CNDH determinó que “toda reducción a ese estándar mínimo de 12 semanas (de incapacidad), constituye un trato desigual a las mujeres trabajadoras cuyo parto se presenta antes de la fecha prevista por el médico, respecto de aquellas que concluyen su embarazo hasta las 40 semanas”.

La Comisión concluyó que existen responsabilidades administrativas y legales para los trabajadores que negaron las prestaciones mencionadas así como para el Instituto, motivo por lo que otorgó la batuta al Estado para que juzgue la reparación de daño pertinente, restitución de los días de salario que dejaron de percibir las afectadas además de 14 días adicionales en caso de que los neonatos requirieran atención hospitalaria.

Las sanciones se extenderán la garantía de no repetición mediante la armonización de la Ley del Seguro Social y el reglamento de prestaciones médicas del IMSS con Tratados Internacionales; que se valoren y amplíen los estándares de derechos humanos que se aplican en la institución; además de que todas las reformas se acompañen de programas de capacitación y difusión.

Restan tres días para que culmine el plazo legal en el que el Instituto debe responder a las recomendaciones, en caso de no hacerlo la situación será exhibida y Arriola habrá de comparecer ante el Senado de la República.

Related Post