Inifed invirtió en obras… que no necesitaban las escuelas

Juan Luis Ramos POLÍTICA

Seis de cada 10 obras que realizó el Instituto Nacional de la Infraestructura Física Educativa (Inifed) en las escuelas de educación básica no corresponden a las necesidades reales que tenían.

De acuerdo con el Informe de la Cuenta Pública 2015 de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), el Inifed destinó los apoyos del Programa de la Reforma Educativa (PRE) para infraestructura a obras que no abatieron las carencias de los planteles.

En 2014, las autoridades educativas sabían de las carencias que tenían las escuelas de nivel básico, gracias al Censo de Escuelas, Maestros y Alumnos de Educación Básica y Esencial (Cemabe).

Los resultados de la consulta arrojaron que más de 81 mil 700 planteles no cuentan con drenaje, es decir la mitad del número total que hay en el país.

Además, existen 47 mil 911 centros escolares que funcionan con letrinas u hoyos negros, porque no cuentan con servicios sanitarios para los estudiantes, y una tercera parte de las escuelas recibe agua potable, ni de la tubería municipal, por pipas de agua o por tandeo.

Ése es el problema más grave de infraestructura. Sin embargo, los planteles también carecen de luz, espacios recreativos, salones, techos o pisos de concreto, bardas perimetrales y fachadas.

Otras mil 800 escuelas están construidas con materiales de desecho, láminas, cartón, carrizo, bambú o palma, y dos mil 200 planteles fueron construidos con materiales ligeros y precarios, peligrosos para los alumnos.

A pesar de que el Inifed tenía toda esta información, no utilizó correctamente los datos que arrojó el censo para atender las necesidades de los planteles. La Auditoría reveló que la integración del diagnóstico presumido por la SEP tenía un avance de 94% de los casi 153 mil inmuebles educativos que existen en el país.

No obstante, al final ni la SEP ni el Inifed utilizaron dicho diagnóstico para realizar políticas públicas adecuadas para construir infraestructura y equipar las escuelas a través del programa Escuela Digna.

“Los apoyos otorgados por el PRE no se focalizaron necesariamente en abatir las carencias de infraestructura y equipamiento identificadas, lo que implica que persista el riesgo de que la infraestructura física y el equipamiento de las escuelas no cuente con las características suficientes para desarrollar las actividades educativas”, señaló el informe.

Asimismo, el informe indica que de 24 mil 550 escuelas con fallas de infraestructura física y equipamiento que se incluyeron en el programa Escuelas Dignas, sólo se atendió a 26.4%, lo que da muestra de un limitado grado de atención del programa en la mejora de las condiciones educativas.

“Esto denota que los apoyos otorgados a las escuelas participantes no necesariamente focalizaron su atención en abatir las carencias identificadas”, subrayó la investigación.

A pesar de que la mala atención a los planteles educativos pone en riesgo a los estudiantes o no contribuye a que los estudiantes tengan un mejor aprendizaje por las condiciones de la escuela, la ASF únicamente emitió siete observaciones al Instituto y 11 recomendaciones de desempeño.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Te recomendamos
Aerolíneas de bajo costo son las más impuntuales en el AICM
Foto: Cuartoscuro Lo barato sale caro, reza un viejo dicho popular, y esto se refleja ...