José Mujica: La oveja negra de la política

Juan Luis Ramos POLÍTICA

 

José Mujica transformó la visión de la sociedad sobre los políticos demostrando, a base de trabajo y ejemplo, que la política es una pasión de servicio a la sociedad y no un modo de enriquecimiento.

Esta convicción lo convirtió en la “oveja negra de la política”, tal como lo describen los escritores Andrés Danza y Ernesto Tulbovitz en un libro que relata la vida del ex presidente de Uruguay, su ascenso al poder y su manera de transformar la forma de gobernar.

En una visita a México para participar en la presentación del libro Una oveja negra al poder (Debate, 2016), Mujica habló ante cientos de jóvenes sobre su visión de la política, la riqueza y la felicidad.

“En la política hay que vivir como la mayoría del pueblo y no como una minoría que abarca la riqueza, y al que no le guste que no se meta en la política porque ésta no es una profesión, es una necesidad antropológica que tiene como función servir a la sociedad”, dijo el ex mandatario sudamericano en una conferencia en la Biblioteca Vasconcelos.

De acuerdo con Mujica, para un político debe ser un honor que el pueblo lo elija para ejercer un cargo, por eso, dijo que aquellos que busquen la riqueza mejor se dediquen al comercio o a la industria.

Sobre el caso mexicano y las políticas ejercidas por el presidente, Enrique Peña Nieto, Mujica rechazó dar una postura para evitar afectaciones en su país, sin embargo enfatizó el problema que significa la corrupción para cualquier sociedad, como la mexicana.

“Si ustedes no cuidan los partidos y sacan para afuera a la nomenclatura, a la gente que le gusta mucho la plata, estamos fritos”, opinó. 

 

Jose Mojica 02

 

Nacido en Montevideo el 20 de mayo de 1935, Mujica se convirtió en presidente de Uruguay en 2010 y rápidamente fue reconocido como uno de los personajes políticos más queridos y respetados en el mundo por su honestidad, su austeridad y su desapego por las mieles del poder.

Su imagen ganó prestigio global al verlo siempre llegar al palacio de Gobierno en su sedán Volkswagen de 1987, sin custodios, y cuando se dio a conocer que donaba 90% de su salario a la caridad, argumentando que no necesitaba más para vivir.

Mujica fue guerrillero, uno de los más activos del Movimiento de Liberación Nacional Tupamaro, lo que lo llevó a prisión 13 años.

“Pertenecí a una generación que quería cambiar al mundo por medio de la revolución, hoy reconozco que fuimos ingenuos y tardamos en entender que si uno no cambia la cultura y la mentalidad de un pueblo, no cambia nada”, destacó.

Recalcó el problema que significa el consumismo para la sociedad moderna, ya que la gente hoy en día vive para trabajar, para pagar cuentas y consumir los productos que el mercado les impone.

“Para ser feliz no se precisa mucho”, opinó, y dijo que las personas deben apreciar más los afectos de los objetos.

 

 

La Paz en Colombia y la regulación de las drogas

Durante la charla Mujica opinó sobre el Premio Nobel de la Paz otorgado al presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, y el proceso para dar fin a la guerra interna de ese país que ha durado más de 50 años.

Destacó la labor de Santos para negociar un acuerdo de Paz y criticó la postura de aquellos que buscaban una vía diferente, en la que se priorizara el castigo a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

“La Paz no se decreta, se construye. La situación de Colombia es un canto al precio que tiene la intolerancia en una sociedad cuando no es capaz de mirar la realidad”, enfatizó.

Asimismo, el ex mandatario habló sobre el proceso de regulación de la marihuana en su país, como un ejemplo para México y otras naciones.

 

Jose Mojica 03

 

“Nos dimos cuenta que metíamos más presos por la droga y éste se seguía vendiendo afuera, de manera campante. Hay una premisa que dice que si quieres un cambio verdadero entonces debes caminar distinto, y eso fue lo que hicimos”, platicó.

Reconoció que la decisión de regular la marihuana fue para terminar con el narcotráfico, no con la droga en sí.

“El problema es que si tenemos la droga clandestina no podemos ver cuando alguien se pasa de la raya, en cambio, si lo tengo legalizado puedo tratarlo como un problema médico”, concluyó.

 

Un libro para conocer mejor a Mujica

Para la realización de Una oveja negra al poder, los autores pasaron más de 100 horas conversando con Mujica en su oficina de gobierno y giras internacionales.

“Quisimos hacer nuestro aporte para que la gente conociera a Pepe Mujica a través de un libro. Es una de las mejores formas para que la gente se acerque y pueda conocerlo más”, señaló Andrés Danza.

Por su parte, Tulbovitz reconoció que con este libro los lectores y admiradores del ex presidente van a sorprender, a reír o quizás a enojar, pero aseguró que a todos les saldrá al menos una lágrima.

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Te recomendamos
Videocolumna | MLB y Serie Mundial de Béisbol
  ¿La llamada "maldición de la cabra" se podrá romper? Esa es la interrogante de ...