Para la ciudadanía, policías y partidos políticos son los más corruptos: INEGI

Redacción POLÍTICA

Al indagar sobre la percepción de corrupción en diversas instituciones durante 2015, el INEGI encontró que ocho de cada 10 adultos percibieron que en las instituciones públicas se dan con mayor frecuencia los actos de corrupción.

“Siendo los cuerpos policiacos y los partidos políticos considerados como los organismos más corruptos. En contraste, en los círculos de convivencia cercanos a las personas, como la familia o los vecinos, la corrupción se percibió como un problema que se manifiesta con menos frecuencia”, señala el documento creado con base en la Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental y del Censo Nacional de Gobierno, Seguridad Pública y Sistema Penitenciario Estatales, ambos proyectos realizados por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Si estos resultados se comparan con los registrados en 2013, en el 2015 hubo un aumento generalizado en la percepción de corrupción tanto en las instituciones públicas como en otros ámbitos de convivencia social, como la escuela o el vecindario.

Más preocupante que el desempleo

En 2015, 50.9% de la población mexicana de 18 años y más, residente de ciudades de 100,000 habitantes y más, consideró a la corrupción como el segundo problema que más le preocupa, por encima de otros asuntos económicos como el desempleo o la pobreza. En los últimos años, esta mayor preocupación por el tema de la corrupción se ha acompañado también de un aumento en la percepción de que el mal desempeño del gobierno es un problema importante en el país.

En 2015, 88.8% de la población de 18 años y más percibió a la corrupción como una acción frecuente o muy frecuente en el país, sin cambios importantes respecto del nivel observado en 2013 (que fue 88.3%).

Por entidad federativa la percepción ciudadana sobre la frecuencia de actos de corrupción fue diversa. Por un lado, en 2015 poco más de 94 de cada 100 habitantes de la Ciudad de México y de las ciudades grandes de Tabasco y Chiapas, opinaron que en sus entidades los empleados de gobierno abusan de sus funciones para obtener beneficios personales de manera frecuente o muy frecuente. Por otro lado, en Querétaro, Yucatán e Hidalgo la percepción de corrupción fue menor, con 73.3, 75.3 y 77.6%, respectivamente.

De 2013 a 2015, en la población de 18 años y más de las entidades de Chiapas, Querétaro y San Luis Potosí aumentó la percepción de existencia de corrupción en el desempeño de los servidores públicos, mientras que en Puebla se observó la mayor disminución en la percepción del mismo problema en el último año de estudio.

En relación con el número de actos de corrupción, se apreciaron importantes diferencias entre las entidades federativas. En Estado de México, Sinaloa y Chihuahua se registraron las mayores tasas de incidencia por cada 100,000 habitantes de 18 años y más que durante 2015 realizaron al menos un trámite, pago, o solicitud de servicio en una institución gubernamental; mientras que Colima y Nayarit fueron la dos entidades con menores reportes por cada 100,000 habitantes.

 

Te puede interesar: Arely Gómez combatirá la cultura tóxica de la corrupción en Función Pública

 

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Te recomendamos
Director de Fonatur se queda, a pesar de acusaciones por desvío en Zacatecas
El titular de la Secretaría de Turismo (Sectur), Enrique de la Madrid, aseguró que no ...