La espera de Javier Duarte busca acusaciones por delitos menores

Redacción POLÍTICA

La espera de Javier Duarte para conocer los términos en los que el Gobierno Federal presente la solicitud de extradición y así identificar a detalle los delitos que se le imputan, abrió un nuevo frente de especulaciones sobre la existencia de un pacto para que se le acuse solo por delitos menores.

La prensa nacional registra esta mañana que la estancia del exgobernador de Veracruz, ahora preso en Guatemala, implica un eslabón más a la impunidad con la que se ha manejado el expriista, ya que a pesar de la extensa lista de delitos que se le imputan en México y la intuída red de corrupción integrada por funcionarios, familiares y amigos, sus conexiones ilícitas ocuparon apenas 30 minutos de los 120 que duró la audiencia de ayer.

Entre la opinión pública crecen los cuestionamientos contra el Gobierno Federal ante su incapacidad para actuar a tiempo contras las evidencias de corrupción e irregularidades detectadas desde el primer año del mandato de Javier Duarte, pues a pesar de las denuncias de la Auditoría Superior de la Federación por desvío de recursos millonarios, y ante las versiones periodísticas sobre la existencia de empresas “fantasma”, no se hizo nada.

Así que por ahora, los columnistas consideran que dependiendo de cómo plantee la Procuraduría General de la República (PGR) la solicitud de extradición se podrían confirmar las “hipótesis” en torno al caso: que el gobierno lo protege porque obtuvo financiamiento para campañas del Partido Revolucionario Institucional (PRI), incluyendo la Presidencial de 2012; que será usado como “arma electoral” contra AMLO, al revelar los supuestos apoyos que dio a Morena en la pasada elección de Veracruz; o que pactó su entrega a cambio de exonerar a su esposa y familia política.

El columnista Luis Cárdenas (“En la mira”, periódico El Universal) refiere que:

“Cuando hablamos de un país que tiene a 16 de sus ex gobernadores en fuga, encarcelados o procesados y a otros tantos en vías de serlo, cualquiera de las hipótesis se vuelve válida”.

En tanto, la opinión emitida por Andrés Manuel López Obrador (AMLO) que señala a Duarte para revelar los apoyos millonarios destinados a la campaña de Enrique Peña Nieto (EPN), es interpretado por Francisco Garfias (“Arsenal”, Excélsior) y Salvador García Soto (“Serpientes y Escaleras”, El Universal) como una acción del líder de Morena para “curarse en salud”, ante la posibilidad de que existan pruebas de los 2.5 millones de pesos (mdp) que supuestamente recibía mensualmente su partido de manos del exgobernador para la elección en Veracruz.

Otras opiniones señalan que el gobierno federal prendió los focos de alerta cuando supo que la defensa de Javier Duarte está encabezada por Pablo Campuzano, integrante del buffete Del Toro Carazo, el mismo que defiende a Elba Esther Gordillo, y que ya logró que exoneran a la maestra del delito de defraudación fiscal.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Check Also
Por tercera ocasión intentarán discutir ley contra delfinarios
Por tercer día consecutivo, la Cámara de Diputados intentará votar las modificaciones a la Ley ...