LA PREOCUPACIÓN

Elvia Ortíz COLUMNISTAS Columnistas Invitados Elvia Ortíz

¿Alguna vez te has sentido preocupado? Tus padres te han dicho que están preocupados por ti, por tu hermana, por un Tío… Sientes preocupación por tu trabajo, por no llegar a tus metas, por tus hijos, por tu cónyuge???? Y un sinfín de preocupaciones que te asaltan cada día, varias veces al día.

Pero, te has preguntado ¿qué sentido tiene preocuparse? ¿Qué es en sí la preocupación? Pues es un “Pensamiento Futuro Negativo” es la Ansiedad sobre algo Inexistente, una especulación fatídica respecto de lo que “podría ser”; no tiene fundamento lógico ni análisis concreto de realidad.

Entonces, ¿por qué es tan común sentirnos preocupados por muchas de las situaciones que vivimos? ¿Qué valor le agrega la preocupación a nuestras vidas? No es más que un paradigma de comportamiento, una rutina heredada y una costumbre social; de hecho en los 90´s se acuñó una frase muy atinada “No te preocupes, ocúpate” ya que muchas veces puede ser una angustia prefabricada legítima o simplemente se trata de un mecanismo de manipulación encubierto que a través del miedo busca lograr incidir en tal o cual conducta de una tercera persona; en el primer caso es desgaste y en el segundo es un abuso, en ambos un desperdicio.

El punto de la preocupación ronda sobre una serie de hipótesis negativas respecto de un hecho concreto:

Hecho- Invitaron a mi hijo a una fiesta en Cuernavaca

Hipótesis Negativas- Y si choca, y si se le descompone el auto, y si lo asaltan, y si se emborracha, y si se siente mal, y si se pierde, y si lo chocan, y si no encuentra el domicilio, y si le pasa algo…. etc., etc.

La preocupación nos lleva a explorar los peores escenarios, lo peor que podría pasar respecto de la acción u hecho objetivo; obviamente son situaciones que NO han sucedido y que muy probablemente no sucederán, pero que ya están causando un estrés que incluso puede llegar a la psicosis. Por ello ahora cuando empieces con tus “preocupaciones” a elucubrar agobios y pensamientos negativos ¡recapacita! Date cuenta que no aporta nada positivo ni para ti, ni para la persona a quién se dirige tu preocupación.

Es diferente hacer consideraciones respecto de medidas de seguridad como ¿checaste los frenos? ¿Funciona bien la batería? Sí tomas mejor quédate a dormir… en vez de salir con una retahíla de preocupaciones; incluso hacer un estudio “SWOT” para explorar los peligros o amenazas que pueden afectar el desarrollo de una empresa u actividad, es algo muy sensato y positivo, que dista mucho de la recriminación culpable y pesimista de la preocupación.

Ciertamente no vamos a estar haciendo una disertación sobre oportunidades y amenazas respecto de cada acción y decisión que tomemos en la vida ¡Qué desgaste! Y mucho menos estar mortificándonos por situaciones hipotéticas improbables; la etimología de preocupación se refiere justo a un estado previo a la ocupación, por tanto mejor hagamos eso, seamos precavidos con nuestras actividades, rutinas y vida diaria; dejando esas prácticas obsoletas, ineficientes, manipuladoras y desgastantes. Mejor tratemos de sumar a nuestras vidas, agregando momentos felices e intensos que llenen de alegría y buenos recuerdos cada día de nuestra existencia.

Instagram has returned invalid data.
Te recomendamos
Recorre la Riviera Maya sin un solo peso
México, 19 de julio.- Si este periodo vacacional tus bolsillos se encuentran vacíos no será pretexto ...