La teoría de la Reina Roja y su relación con tu dinero

admin COLUMNISTAS

Es la hora de las confesiones, así que haré una: los hámsteres sabemos lo que es mucho correr sin llegar a ningún lugar. Tenemos nuestras rueditas -unas mentales, que son círculos de pensamientos obsesivos, y otras de juguete, para desestresarnos-. La práctica de estas últimas (rueditas para girar) a veces te remiten a un pasaje de cuento y a una teoría de bolsillo.

La rueda a la que me refiero. En la foto: el primo Rodo.

Primero, te diré acerca del cuento. Es un fragmento de Alicia a través del espejo, la segunda parte de Alicia en el País de las Maravillas, de Lewis Carroll. En este pasaje, Alicia se encuentra con la Reina Roja y después de hablar un momento, la mujer toma de la mano a la protagonista para que corran juntas. Y transcurre el siguiente diálogo:

Alicia, sorprendida, observó en torno suyo:
-Pero ¿cómo? ¡Si parece que hemos estado bajo este árbol todo el tiempo! ¡Todo está igual que antes!
-¡Pues claro que sí! -convino la Reina-. Y ¿cómo si no?
-Bueno, lo que es en mi país -aclaró Alicia, jadeando bastante-, cuando se corre tan rápido y durante tanto tiempo, se suele llegar a alguna otra parte…
-¡Un país bastante “lento” el tuyo! -replicó la Reina-. Aquí, es preciso correr mucho para permanecer en el mismo lugar y para llegar a otro hay que correr el doble más rápido.

Este fragmento luego dio origen a la llamada Teoría de la Reina Roja. En biología se le usó para hablar de la evolución de las especies, que deben hacer constantes cambios orgánicos para sobrevivir. Luego, en la ciencia se usaba para hablar de un entorno dinámico y sus procesos evolutivos.

En Economía, la Teoría de la Reina Roja dice, por ejemplo, que una empresa debe evolucionar junto con el mercado para que no la rebase la competencia y la complejidad del entorno.

Y justo en este punto es cuando llegamos a tu bolsillo.

Correr para mantener tus ingresos 

El concepto de “empleo seguro” se extinguió junto con el Siglo XX.  Hay toneladas de evidencia al respecto, pero hoy citaremos el estudio de Mario Camberos Castro y Luis Huesca Reynoso —académicos del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD)— . Expone que en el sector Servicios, que es donde se concentra alrededor de 60% de población económicamente activa en México, es donde más ha incorporado la tecnología basada en las computadoras y todos los medios que las rodean.

Los resultados muestran el impacto del cambio tecnológico en el mercado de los servicios. Las regiones Capital (Ciudad de México y Estado de México) y Centro (Colima, Guanajuato, Hidalgo, Jalisco, Michoacán, Morelos y Puebla) son las que más han absorbido la tecnología; seguidas de la región Frontera (Baja California, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León, Sonora y Tamaulipas), en la que se han visto mayores beneficios del cambio tecnológico.

En contraste, en las regiones Sur (Chiapas, Guerrero y Oaxaca) y Península (Campeche, Tabasco, Quintana Roo y Yucatán) ha habido menor penetración tecnológica.

“Este hallazgo nos permite interpretar que si los trabajadores tienen habilidades y actividades cognitivas y abstractas, a diferencia de las que son manuales o rutinarias, podrán explotar su potencial y, por lo tanto, tener mejores salarios”, explica el estudio.

Aquí la Reina Roja asoma con naturalidad: para mantener tus ingresos, hay que actualizarse constantemente.  La nutrición de tu bolsillo depende de ello.

La Reina Roja en tu bolsillo. Libre interpretación.

Paga gastar menos, bajarse de la ruedita

Hay otra rueda en la que giramos sin parar: la del consumismo. Otro celular coquetón. La blusa de moda. Un auto para apantallar, una casa más grande, otra escuela para pretender. Esa ruedita es eterna y nos hace gastar (y desgastarnos) más de la cuenta, es decir, más allá de tu capacidad de pago… y de existencia.

Si la rueda de los ingresos tiene que mantenerse girando para generar el dinero para subsistir, la esfera del consumo debe aminorar su ritmo para que te permita poner en marcha otros interesantes círculos: el del ahorro y la inversión.

¿Vives aquejado por las deudas? Bájate de la ruedita. Aquí la Reina Roja dice “No” con el dedo índice: si quieres que tu mala situación económica por consumismo siga igual, continúa corriendo. De lo contrario, ya párale.

Piénsalo bien: hoy la Reina Roja le habla a tu bolsillo.

Por lo pronto, es hora de que este hámster se mueva de círculo. Hasta la próxima semana.

 

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Te recomendamos
Viernes y Sábado Santos, con 10% más accidentes carreteros
En la temporada vacacional de Semana Santa, los días en los que -por patrón- suelen ...