La violencia en los estadios no se detiene

Christian El Tibu Elguea COLUMNISTAS

De nueva cuenta la violencia se hizo presente en un estadio de futbol mexicano. El Luis “Pirata” Fuente en Veracruz fue sede de otro capítulo en donde se manchó el deporte tras la gresca que ocurrió en sus tribunas.

Tigres derrotó 3-0 a unos Tiburones rojos que están luchando por no perder la categoría, pero el tema futbolístico pasó a segundo término, después de que las familias que iban al inmueble a divertirse tuvieron que salir corriendo de la grada.

Heridos, destrozos, crueldad, hubo de todo menos detenidos y es inverosímil que algunos equipos se preocupen por traer a más barristas que a personal de seguridad. ¿Tendrá que ocurrir una catástrofe para que se empiecen a tomar medidas más estrictas?

No se deben tolerar las absurdas multas que tienen que pagar los pseudo aficionados para salir de los separos, es por eso que lo siguen haciendo, no tenemos que dejar que vayan a los estadios si no pueden comportarse, o muchas veces si lo que menos les importa es el espectáculo.

Si es necesario invertir en sistemas y personal de seguridad hay que hacerlo, no pueden haber tan pocos policías en este tipo de eventos y son increíbles las revisiones que se hacen para entrar a los estadios, simplemente se tiene que hacer de otra forma: que en lugar de tomar alcohol se tomen medidas preventivas, que se hagan investigaciones más profundas, que existan castigos más severos y si se necesita eliminar a los barristas tendrá que ser así.

Existe una gran falta de responsabilidad por parte de directivas, organizaciones y de la misma liga y peor aún es que se sigan echando culpa los unos a los otros. Es de risa ver como todos actúan a su conveniencia y se respaldan en justificaciones ineptas.

Por otro lado, en la cancha se debe hacer todo lo posible por no contagiar a los aficionados con malas actitudes.

Finalmente, los problemas que muy difícilmente cambiaremos pronto son la educación y la desadaptación social e incivilización de varios de los que acuden a los recintos, pero de no poder detener la violencia en los estadios de futbol no dudemos que dejaremos de ver a familias, parejas y niños ilusionados por observar un partido de su equipo, desde el lugar donde inicia la pasión cuando rueda un balón.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Te recomendamos
En los últimos cinco años, México triplicó compra de armas
Foto: Cuartoscuro | Archivo  Entre 2012 y 2016, México incrementó 180% de sus importaciones de ...