Iglesia prohíbe esparcir las cenizas en áreas naturales (y menos en el mar de Acapulco)

admin TENDENCIAS

La Iglesia católica prohíbe a sus fieles esparcir las cenizas de los difuntos, dividirlas entre los familiares, conservarlas en casa o convertirlas en recuerdos conmemorativos, en piezas de joyería o en otros artículos.

De esta manera, los jerarcas católicos demandan que las urnas permanezcan en los nichos que casi siempre están en las iglesias, quienes cobran una renta o venden los espacios a los fieles para resguardar las urnas en esos lugares.

La Instrucción Ad resurgendum cum Christo, aprobada el 18 de marzo de 2016 por el papa Francisco, pone orden ante las nuevas prácticas tanto de sepultura como de cremación consideradas “en desacuerdo con la fe de la Iglesia”.

En el documento se explica que aunque la Iglesia sigue prefiriendo la sepultura de los cuerpos, se acepta la cremación, pero se prohíbe esparcir las cenizas, dividirlas entre familiares o conservarlas en casa.

“Para evitar cualquier malentendido panteísta, naturalista o nihilista, no será permitida la dispersión de las cenizas en el aire, en la tierra o en el agua o en cualquier otra forma, o la conversión de las cenizas en recuerdos conmemorativos, en piezas de joyería o en otros artículos”, indica el documento.

Además, advierte que “en el caso de que el difunto hubiera dispuesto la cremación y la dispersión de sus cenizas en la naturaleza por razones contrarias a la fe cristiana, se le han de negar las exequias”.

La Iglesia católica señala que no se pueden permitir actitudes y rituales que impliquen conceptos erróneos de la muerte, considerada como anulación definitiva de la persona, o como momento de fusión con la Madre naturaleza o con el universo, o como una etapa en el proceso de reencarnación, o como la liberación definitiva de la ‘prisión’ del cuerpo.

Agrega que la conversión de las cenizas en el hogar está permitida “sólo en casos de graves y excepcionales circunstancias”, y cuando una persona lo pida “por piedad o cercanía”.

Para la Iglesia, la conservación de las cenizas en un lugar sagrado puede ayudar a reducir el riesgo de sustraer a los difuntos de la oración y el recuerdo de los familiares y de la comunidad cristiana. (Con información de EFE)

Related Post

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *