Las voces calladas de 2017; los periodistas asesinados durante el año

Emilio Calderón Destacadas REPORTAJES Seguridad

Ciudad de México, 4 de julio.- La censura siempre ha sido un fenómeno incómodo  para los medios de comunicación; por diferentes intereses, los periodistas suelen ver cómo su trabajo es silenciado y oculto.

Sin embargo, se ha vuelto más importante que nunca poner atención en la censura, pues es cada vez más peligrosa y atenta contra la integridad de aquellos que se dedican a comunicar. Uno de los métodos mas recurrentes que los grupos de poder han adoptado para limitar el alcance de algunas noticias que pueden afectarles, es  asesinar a los autores.

Tan sólo en lo que va del sexenio del presidente Enrique Peña Nieto, se han registrado 37 decesos forzados de escritores, locutores y reporteros. Si la cifra no parece decir suficiente, ocho homicidios de este tinte han sido registrados en lo que va de 2017; ocho muertos en medio año.

 

México se ha convertido en el país más peligroso a nivel mundial para ejercer el periodismo, superando a países en guerra, como Siria.

Te puede interesar: Periodistas pintan ‘#SOSPRENSA’ en Zócalo capitalino

Un llamado hecho por periodistas en  defensa de sus derechos y su integridad   en el zócalo capitalino.

 

El hilo conductor de todos estos casos es que las personas implicadas se encontraban haciendo investigaciones relacionadas con narcotráfico, corrupción y casos de impunidad e injusticia en el país. Los crímenes en su contra no se han detenido por géneros, edades ni algún otro filtro sensible, pues en la lista aparecen  mujeres y personas mayores.

 

 

 

A continuación, se hace un breve recuento de las vidas que la más violenta censura nos arrancó en el primer semestre del año:

2 de marzo – Cecilio Pineda: Trabajaba en medios como El Universal La Voz de la Tierra Caliente. Dos sujetos le dispararon cerca de un autolavado en Guerrero. Según declaraciones de la Secretaría de Gobernación, ya había sido múltiples veces amenazado.

Pineda recibió acosos y amenazas tres veces antes de su muerte.

19 de marzo – Ricardo Monlui: Monlui se encargaba de temas cañeros y fungía como director de El Político; vivía enVeracruz.

23 de marzo – Miroslava Breach: Interesada en temas de violación de derechos, corrupción y narcotráfico, Breach fue uno de los casos más sonados. Salía de su domicilio en Chihuhua para llevar a su hijo a la escuela cuando recibió ocho impactos de bala. También se le recordará por difundir noticias sobre feminicidios y los casos de corrupción del ex gobernador Javier Duarte.

 

15 de abril – Maximino Rodríguez: En diferentes ocasiones, el columnista de 73 años de edad declaró que no le daba miedo su trabajo y que seguiría haicéndolo mientras pudiera. El crimen organizado lo eliminó cuando viajaba en un automóvil con su esposa; ella sobrevivió.

29 de abril – Filberto Álvarez: El locutor radial de 65 años  fue balaceado en Morelos cuando se dirigía a su vivienda. En su programa, se presentaban poemas, pero él también se dedicó a difundir denuncias ciudadanas.

15 de mayo- Javier Valdez: Probablemente el caso más sonado fue el de este sinaloense. Trabajador de La Jornada y Ríodoce; escribió varios libros y recibió premios de periodismo. Se dirigía a las oficinas de uno de sus medios cuando le dispararon.

Javier Valdez, asesinado en Sinaloa

15 de mayo – Jonathan Rodríguez Córdoba: Redactor del semanario El Costeño de Autlán e hijo de Sonia Córdova, directora de éste, Jonathan fue finado cuando un comando armado atacó a ambos periodistas mientras circulaban por las calles de Jalisco. En el ataque se pretendía matar a ambos.

14 de junio – Salavor Adame (hallado ese día): El originario de Michoacán fue reportado desaparecido desde el 18 de mayo y encontrado calcinado. El homicidio del reportero fue atribuido a Feliciano Ledezma Ramírez, alias “El Chaco Peña”; líder de las autodefensas en la localidad michoacana, conocida como Nueva Italia.

Adame pasó casi un mes desaparecido antes de ser encontrado calcinado

Además de todos estos hechos, se suma la necesidad de muchas otras importantes figuras de la comunicación mexicana, como Lydia Cacho, Ana Lilia Perez, Carmen Aristegui y Anabel Hernández se han visto obligados a salir a las calles acompañados de guardaespaldas, además de haber sufrido secuestros express, acosos, espionaje y amenazas.

Los periodistas del país se han unido para exigir justicia tras la muerte de sus colegas y ver su seguridad e integridad mejor garantizadas.

 

Instagram has returned invalid data.
Te recomendamos
Rescatan a menor extraviada por el reto de “la ballena azul”
Ciudad Juárez, Chihuahua.- El pasado 1 de Junio, Esmeralda Mendoza de 16 años, escapó de ...