Le sale otra casa a Angélica Rivera, ahora en Miami

admin POLÍTICA

La primera dama de México utiliza un departamento de lujo en Miami, Florida, (valuado en 2.5 millones de dólares) que pertenece a Grupo Pierdant, el cual busca hacer negocios con el gobierno mexicano.

Una investigación del diario británico The Guardian revela que en 2009 Grupo Pierdant compró el departamento en el Ocean Tower One, un complejo habitacional de lujo donde hay canchas de tenis, mayordomos y albercas, entre otras comodidades. 

Después del caso de “La Casa Blanca”, donde se cuestionó la relación entre la esposa del presidente Enrique Peña Nieto y la contratista Grupo Higa, la también actriz dijo que vivió en Miami durante un año en compañía de sus hijas, pero nunca mencionó que se trataba de Grupo Pierdant, empresa que, asegura el diario británico, tiene intereses de trabajar con el gobierno mexicano. 

“Grupo Pierdant pagó el impuesto a la propiedad. Ricardo Pierdant está interesado en las licitaciones de puertos y trenes rápidos de pasajeros en México”, informa el periódico.

Hace unos días, Enrique Peña Nieto anunció ante la opinión pública su profundo arrepentimiento sobre cómo se manejó el tema de la Casa Blanca en el que se vio afectada su esposa. El mandatario pidió disculpas por este incidente.

Son dos propiedades 

La compañía Pierdant también ha pagado el impuesto a la propiedad de un apartamento adicional en Key Biscayne comprado por un “holding” creado por Rivera. Todo esto se da después del asunto de “La Casa Blanca”, una mansión de 7 millones de dólares en la Ciudad de México, en donde otro contratista del gobierno se vio involucrado en el escándalo con la primera dama.

La pareja presidencial tiene un conflicto de intereses en todos estos contratos, como cuando en 2014, la popularidad de Peña Nieto quedó destruida, además de también dañar la imagen de su partido.

Rivera dijo que ella había vivido en el departamento de Florida Rivera durante un año con sus hijas. El inmueble actualmente está valuado en 3.5 millones de dólares, de acuerdo con Zillow.

Sin embargo, ella nunca mencionó a Grupo Pierdant o de su fundador, Ricardo Pierdant, quien tiene un gran interés de hacer negocios con el gobierno mexicano.

En  2009 Pierdant compró el departamento 404 en la unidad de Ocean Tower One a través de la compañía, Biscayne Ocean Holdings, aparentemente creada para ese fin.

Todo indica que, desde entonces, él permitió que la primera dama usara la propiedad junto con el otro departamento que ella ya tenía y finalmente registrar todo y ser manejados como una sola unidad.

Las propiedades compartidas usaban un mismo número de teléfono. Una mujer que siempre contesta en español y que solo se identifica como Maria, dijo que todos los envíos de la señora Rivera pueden llegar a este domicilio.

En marzo de 2014 la compañía Pierdant presentó el pago de impuestos de la propiedad no sólo en la unidad 404, sino también en 304, a pesar de que la misma está a nombre de Rivera. El recibo de la contribución para ese año fue por 29, 703 dólares.

Para adquirir sla unidad, el establecimiento de Pierdant de Biscayne Ocean Holdings imitaba a la de Rivera, la cual se registró con su propia compañía, UNIDAD 304 OTO INC, para adquirir la suya. Pierdant y Rivera son los únicos directores y propietarios de cada empresa.

El nexo entre los dos es motivo de preocupación, porque las empresas de este hombre de negocios, Grupo Pierdant, aparece en la gestión de contratos con el gobierno para desarrollar los puertos marítimos de México.

Cuando The Guardian llamó por teléfono a Pierdant para preguntar acerca de las propiedades, colgó sin ninguna explicación. La oficina de Peña rechazó dar algún comentario, diciendo que no había nadie disponible para discutir el tema. La oficina del presidente más tarde rechazó una segunda solicitud diciendo que las propiedades de la primera dama eran una cuestión de seguridad.

No es la primera vez

Las propiedades de Ocean Tower One, exclusivo condominio frente a la playa en la hermosa isla de Key Biscayne”, según la nota publicitaria de un agente de bienes raíces, no es la única conexión entre la administración mexicana y Pierdant.

En 2014, la Comisión Nacional de Hidrocarburos estatal, que regula la exploración de hidrocarburos, pagó el equivalente de 61 mil 500 dólares a la hermana del hombre de negocios, Aurora Pierdant, un abogado, para el asesoramiento en derecho de la energía.

Esto fue a pesar del hecho de que en 2011 – el año antes de que Peña Nieto asumiera el cargo – la empresa petrolera estatal, Pemex, la despidió como gerente por negligencia administrativa y violar procedimientos para asignar un gran contacto.

Ella estuvo vetada por el sector público durante un año. Su biografía en su  empresa de consultoría la describe como una experta en la redacción de contratos con el gobierno y las bases de la licitación.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Te recomendamos
Revelan que “La Barbie” pactó con Estados Unidos
A diferencia de los narcotraficantes capturados en territorio mexicano, Édgar Valdez Villarreal, conocido como "La ...