¿Linchamientos? La psicología de masas los explica

Aura Paola García México

Esta semana México presenció que la justicia a veces llega por mano propia, y que en esos momentos no importa, la religión, la raza, o la ubicación geográfica. Según aseguró el especialista Salvador García en esos momentos el individuo se despoja de su propia personalidad, para adquirir la identidad de la masa con la que arde.

En una entrevista realizada por el Insurgente Noticias, el psicólogo y profesor de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), explicó que las muchedumbres son capaces de castigar a ladrones, violadores o presunto culpables de la comisión de un delito cuando no hay autoridad alguna que los respalde.

De acuerdo con las afirmaciones del psicólogo clínico, las personas que se involucran en un crimen multitudinario ni siquiera meditan sobre le delito que están a punto de cometer. “No miden las consecuencias de sus actos ni consideran escenarios a futuro; simplemente se dejan llevar por el sentir de la masa”, dijo.

Este comportamiento lo explica una teoría conocida como “psicología de masas” que utilizan los expertos para delinear y revelar algunos rasgos sobre el actuar de los colectivos. Salvador García explicó que las masas actúan por lo general de una manera primitiva, predecible y sencilla.

“Es lo que pasa con los linchamientos. La gente está enojada, está ofendida y cuando a uno se le ocurre que podría ser una buena idea matar, violar o ahorcar, los individuos de su alrededor responden al estímulo emitido”.

Si bien, algunas reacciones de la masa pueden tener lugar en conciertos o sitios de entretenimiento, algunas otras pueden llegar en momentos de estrés, miedo o molestia, detalló el psicólogo.

Recuento mortal; impunidad como constante

Los victimarios de esta semana protagonizaron cuatro escenas violentas al menos en tres estados del país y algunas de las agresiones culminaron en muertes.

¿Cuál fue la constante? Entornos de impunidad, pobreza y hartazgo. Los linchamientos o intentos de linchamiento se vieron marcados por ciudadanos que se mostraron desesperados ante el contexto de inseguridad que prevalece en el país. Aunque de acuerdo con el especialista, los “justicieros” también reaccionaron a sus propios deseos, miedos e impulsos.

Ecatepec, que es considerado el municipio más peligroso para vivir, fue testigo de una golpiza que le propinaron a un hombre. De acuerdo con los testimonios el presunto ladrón asaltó a un anciano y cuando los pobladores observaron decidieron desnudarlo, golpearlo y someterlo.

El segundo acto ocurrió en Buenavista del Monte, en Morelos, donde los habitantes  detuvieron, golpearon y retuvieron en la cárcel local a cuatro sujetos que presuntamente hurtaban aguacates en huertas del poblado. La muchedumbre amenazó con lincharlos a todos.

El tercer evento ocurrió en Tlaxiaco, Oaxaca. Donde pobladores detuvieron a dos presuntos ladrones que intentaron robarle el celular a una menor de edad,  en un local del centro de esa población, ubicada en la región Mixteca. La turba enardecida sometió a golpes a los sujetos para después desnudarlos y atarlos con una cuerda al cuello. Al final incluso los obligaron a caminar por las calles principales del pueblo.

Finalmente, el más sangriento de ellos tuvo lugar en la Ciudad de México, en la inmediaciones de la Central de Abasto, donde los comerciantes mataron a golpes a un joven que intentó cometer un asalto a una bodega. De acuerdo con los testigos, el ladrón ya era conocido en el lugar y las autoridades no habían hecho nada para detenerlos.

 

Related Post