FOTO: CUARTOSCURO

Lo de Javier Duarte parece “entrega pactada”, comentan analistas

Redacción POLÍTICA

El seguimiento a la detención de Javier Duarte y la investigación a una supuesta red de corrupción que habría facilitado su huida y posterior operación en Guatemala, acaparan los principales espacios noticiosos.

La exclusión de su esposa Karime Macías, quien no fue detenida a pesar de enfrentar acusaciones por complicidad en el desvío de recursos y lavado de dinero, desató una serie de especulaciones que apuntan a una supuesta “entrega pactada” del exgobernador, quien habría facilitado su detención a cambio de que no persiguieran a su cónyuge.  La PGR rechazó esa versión.

Columnistas como Ricardo Raphael (“Política Zoom”, El Universal) y Salvador García Soto (“Serpientes y Escaleras”, El Universal) fundamentan lo anterior en que ocho familiares y allegados a Duarte viajaron el fin de semana a Guatemala para reunirse con el exmandatario y su esposa, a pesar de que sabían que eran vigilados.

 Raymundo Riva Palacio (“Estrictamente Personal”, El Financiero) señala que la captura de Duarte deja un sabor de boca agridulce, pues tras seis meses de haber burlado la “cacería policial”, la forma en la que fue encontrado “despierta dudas”, y con la información disponible no se puede explicar cómo el exgobernador fue tan “descuidado” para aceptar la visita de sus familiares.

“El ex Gobernador salió de forma voluntaria. Fue una acción profiláctica. Nadie de su familia salió de sus habitaciones, ni hubo escándalo alguno en el hotel”, señala.

También generó suspicacias el “momento” en el que fue detenido Duarte: al concluir las vacaciones de Semana Santa, cuando la noticia tiene mayor impacto, y justo cuando se reanudan las campañas electorales para el relevo de las gubernaturas en tres estados, y en las cuales, los aspirantes de todos los partidos han hecho de la lucha anticorrupción su principal bandera política, tema en donde el caso de exgobernador se había tornado emblemático.

Hay un consenso mediático en señalar que la extradición de Duarte es un mero trámite, y que tanto el Javier Duarte como las autoridades guatemaltecas agilizarán su llegada a México. Sin embargo, funcionarios de la PGR consideran que el proceso podría tardar meses.

Ahora queda la expectativa sobre sus primeras declaraciones y si en ellas develará nombres y cadenas de corrupción.

(FOTO: CUARTOSCURO)

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Instagram has returned invalid data.
Te recomendamos
CDMX aumentará precio de transporte; concesionarios quieren 3 pesos más
El secretario de Movilidad de la Ciudad de México, Héctor Serrano, anunció que esta semana ...