Los alebrijes del Museo de Arte Popular conviven con Folclor de México

Redacción México TENDENCIAS

29 de Mayo.-  Danzas, música y un colorido vestuario fue el que ofrecieron esta tarde los integrantes de la Compañía Mexicana de Danza Folclórica que se presentaron con entusiasmo en el Museo de Arte Popular (MAP).

Historia, tradición e identidad mexicana fueron los elementos que caracterizaron este espectáculo que abarrotó el patio principal de ese espacio museístico, así como el primer piso del inmueble de la calle de Independencia, en el Centro Histórico.

Con una propuesta basada en la tradición de diferentes regiones del país que ha sido adaptada al escenario para que el público conozca su trabajo, entre ellas danzas indígenas y mestizas, la Compañía se llevó los aplausos y porras de un público que celebró cada una de las piezas coreográficas.

Bajo la dirección de Raquel Barroso y Alfredo Soni, se ofreció el espectáculo “Son de México y de México son”, cuyo programa incluyo “Calabaceado”, de Baja California”; bailes de la región Huasteca, así como Sones y jarabes de Nayarit y Jalisco.

Las faldas largas, decoradas, los machetes, sombreros de charro, los botines, la mezclilla, chalecos de pana y vestimenta tipo mariachi, desfilaron a lo largo de 60 minutos ante la mirada atónita de un público familiar.

Teniendo como testigos a una serie de alebrijes que colgaban desde el segundo piso del museo, cerca de 24 bailarines arrancaron su participación con “El calabaceado”, de Baja California, una coreografía de la zona norte del país, influenciada por bailes norteños y polkas.

Enseguida el estado de Nayarit encantó por sus hermosos atuendos brillantes y coloridos, portados por un selecto cuerpo de bailarines que hizo gala de sombreros tipo charro, machetes y danzas con botellas de vidrio sobre la cabeza de las bailarinas.

La agrupación a la fecha ha realizado 25 temporadas en diversos teatros de la República y ha sido invitada a mostrar su repertorio en encuentros internacionales de Cuba, Canadá, Venezuela, Colombia y Brasil, entre otros países.

Luego, la región de la Huasteca se hizo presente con un par de huapangos, mientras que los sones fueron puestos por parte de las danzas del estado de Jalisco, donde los atuendos de charro salieron a relucir.

El espectáculo concluyó con un compendio de sones de mariachi que mezclan música contemporánea, también del estado de Jalisco.

Related Post

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *