Mal manejo de recursos en refinerías de Pemex dejó un desfalco de mil mdp

Redacción NEGOCIOS

Petróleos Mexicanos (Pemex) no supo gastar los recursos que tenía para dar mantenimiento a las refinerías, en las que se producen los combustibles que abastecen al mercado nacional, reportó el informe de fiscalización de la Auditoria Superior de la Federación (ASF).

El manejo de los malos recursos ocurrió en un año en que la crisis del petróleo se agravaba, tanto en los precios internacionales, como en la importación y la distribución en México, reportó el periódico La Jornada.

Al fiscalizar los recursos que Pemex ejerció en 2015 para el mantenimiento de producción de las seis refinerías que tiene en el país, la Auditoria reportó diferencias importantes en los costos unitarios que la empresa pagó a las distintas empresas que realizaron trabajos similares.

Además reportaron falta de estudios de mercado para el arrendamiento de equipos, pagos improcedentes y desembolsos por obras no concluidas, entre otras anomalías en el gasto.

De acuerdo con cifras de Pemex, en ese año el gasto del mantenimiento bajó mucho más que el año anterior y continuó en picada durante 2016.

La ASF determinó que hay mil millones de pesos que se pueden recuperar si Pemex solventa las observaciones, mientras que en una sola de ellas tiene que aclarar el gasto de 9.5 millones de pesos.

En la refinería Madero, ubicada en Tamaulipas, se detectó que en el arrendamiento de un sistema hidráulico para la limpieza interior de tubos por el que se pagaron 30 millones 802 mil pesos no se había realizado el estudio de mercado correspondiente, además de que se había hecho un pago improcedente por cuatro millones y medio de pesos por trabajos estimados que no corresponden a los realmente considerados, y no se halló evidencia documental de la utilización de un equipo de grúa, lo que ocasionó un pago indebido de 978 mil 200 pesos, entre otras anomalías.

En la refinería de Tula se detectaron, entre otras cosas, que se actuó con falta de transparencia al no detallar el cálculo de los costos en un documento denominado Desglose de insumos por partida, además de que hubo una evaluación deficiente de la propuesta técnica de una licitante que no presentó pruebas de carga de sus grúas, lo que era causa de descalificación, por lo que se emitieron cinco promociones de sanción y se determinó que el monto de las recuperaciones probables asciende a 769 millones 885 mil pesos.

En la de Salina Cruz, en el estado de Oaxaca, también hubo evaluaciones deficientes de propuestas económicas de empresas y se hicieron recortes al presupuesto sin cumplir el Programa de rehabilitación de plantas de proceso 2015, entre otras anomalías, por lo cual se promovieron cinco sanciones y se estimó en un millón 210 mil pesos el monto recuperable.

En Salamanca, la ASF informó que hubo diferencias importantes de costo en los precios unitarios entre trabajos similares ejecutados por diferentes contratistas, así como deficiencias en la justificación documental de montos excedentes de un contrato de servicios, por lo que promovió ocho sanciones administrativas y calculó en 151 millones 30 mil pesos el monto de las recuperaciones probables.

La refinería de Cadereyta, en Nuevo León, fue la única en la que la ASF señaló que cumplió en términos generales con las disposiciones legales en materia de su gestión de recursos, aunque también se detectaron irregularidades en algunos procesos de contratación y falta de penalización por atrasos en la fecha de terminación de los trabajos, entre otras, por lo que promovió cuatro sanciones y señaló que hay 9 millones 668 mil pesos por aclarar

 

Related Post

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *