#MalosHábitos| Tu inconsciencia mata tus dientes

admin México

Los malos hábitos de la higiene bucal inician cuando no te cepillas o te cepillas mal los dientes desde que eres niño, lo que puede derivar en problemas más serios, que van desde el sarro y las caries, hasta infecciones y la pérdida total de la dentadura.

Omár Cortes, implántologo dental de la Facultad de Estudios Superiores Zaragoza de la UNAM, explica que hay pacientes a los que les sangran las encías y hasta pus sale de lo sucio que están sus dientes.

La gingivitis es uno de los padecimientos más severos que se tienen si no te lavas bien los dientes. Encías rojas, hinchadas y sensibles que sangran cuando te cepillas es uno de los síntomas más frecuentes de esta enfermedad bucal.

Otro signo de enfermedad en las encías es que las mismas se han retirado de los dientes, dando a tus dientes una apariencia alargada.

Cortés señala que, además de no lavarte bien los dientes, otro factor que provoca esta enfermedad es comer comida chatarra, tomar mucho refresco, fumar y beber alcohol.

Y si después de eso no te lavas los dientes, es seguro que te dé una gingivitis.

De acuerdo con cifras médicas, los mexicanos no acuden al dentista por lo menos una vez a año, como se recomienda, sino hasta que ya tienen un dolor severo en la pieza.

Sin embargo, la gingivitis no causa tanto dolor, por lo que los pacientes la dejan pasar. Pero esto puede ser muy peligroso, ya que si no lo tratas correctamente, se puede transformar en una periodontitis, que es una enfermedad infecciosa crónica que afecta al periodonto es decir, a los tejidos que rodean, soportan y protegen los dientes.

Cuando tus dientes pierden ese soporte, causado por la destrucción progresiva e irreversible del hueso que los rodea, se produce la movilidad y posteriormente caída de los mismos.

Otras cosas que afectan

Para el médico, las perforaciones son muy malas para la higiene bucal. Una perforación mal hecha puede causar daño en una arteria, y además generar tumoraciones en la mandíbula y maxilar del tamaño de una canica, si no se siguen las indicaciones y los cuidados correctos.

Otro factor que también afecta son las drogas, aunque en distinta forma. Cortés señala que hay pacientes adictos a la cocaína que pierden la sensibilidad de los dientes

“Llegan con dentaduras hechas pedazos, con infecciones, sangre y pus, incluso llegan a perder los dientes”, asegura.

La obsesión por unos dientes perfectamente blancos también dañan la dentadura.

El tratamiento incluye ácidos cítricos, peróxido de carbamida o ácido fosfórico, que utilizados varias veces seguidas en el año pueden dejarte los dientes sensibles al extremo, a tal grado que no podrá beber ni agua tibia.

Además el blanqueamiento te quema las encías, por lo que puedes llegar a padecer de úlceras. Y claro, para someterte a un procedimiento como este tienes que estar libre de cualquier enfermedad bucal.

Las altas concentraciones de azúcar de los pastelitos, papas fritas y refrescos se pegan en los dientes y favorecen la colonización de bacterias, que a su vez, permiten la creación de las caries.

En el caso de los refrescos, éstos contienen ácido acético, que descalcifica los dientes y disuelven las capaz más superficiales del esmalte de los dientes.

 

Y el viejo habito de los abuelos de limpiarse los cientes con tortilla quemada y en polvo tampoco es bueno, ya que a largo plazo provocan daños en los dientes, como si los lijaras y terminas con la mitad de las piezas.

 

 

¿Cómo evitarlos?

Todos los malos hábitos de higiene bucal comienzan desde la niñez. En muchas ocasiones, los padres no enseñan a sus hijos la correcta limpieza de los dientes y lengua.

Desde los primeros meses, las encías de los bebés deben ser limpiadas con gasas y agua tibia, y con forme la persona va creciendo, es importante mantener la limpieza de la dentadura, lavándola tres veces al día.

Si eres una persona muy ocupada y solamente lo haces dos veces, de preferencia que sea en la mañana y en la noche. En la noche las bacteria se juntan por lo tanto, el sarro, la caries y el mal aliento son más evidentes.

Estos son los consejos de los dentistas para mantener una sonrisa perfecta y sin dolor:

  • Para una buena higiene bucal solo es necesario un cepillo con cerdas blandas y rectas, pues los cepillos que vemos en los comerciales no sirven. Los cepillos con cerdas duras solo se utilizan para limpiar placas y prótesis.
  • La pasta dental no es necesaria, lo es mejor es tener una técnica correcta y meticulosa. Comenzar desde las encías, los dientes de arriba hacia abajo y la lengua.
  • Es incorrecto tallar fuertemente los dientes y lengua, tendrás los dientes blancos, pero desgastados y sin encía que cubran las raíces.
  • Usa enjuague bucal, no importa la marca.
  • Olvida los palillos para dientes. Los palillos son mala idea, las puntas se quedan atrapadas entre el diente y la encía. Cuando “limpias” el diente, se hace una palanca que provoca un trauma hacia la encía y con el paso del tiempo esta se va hacienda para un lado.
  • Mastica de los dos lados de la boca, ya que ayudas a la limpieza natural de la boca. Si masticas de un lado, se te va a juntar el sarro del otro, y no podrá eliminar los restos de alimentos.
  • Come alimentos detergentes, como piña, caña y manzana, que ayudan a mejorar tu higiene bucal, mientras que los cítricos ayudan a blanquear los dientes de manera natural gracias al ácido cítrico que contienen.

 

 

 

 

Related Post

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *