México conquistó a las armadoras ¡a billetazos! (aunque te duela, Trump)

admin NEGOCIOS

El auge de la industria automotriz en México, tan odiado por el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, es pagado con impuestos de los mexicanos, ya que se han entregado aproximadamente 430 millones de dólares (mdd) de 2009 a 2016 para que vengan a invertir a México armadoras como Ford, Honda, Nissan, General Motors, Mazda, Volkswagen y sus proveedores, una veintena de empresas como Ferrero, Bombardier y Jatco.

“Sí tenemos algo que se llama Fondo PróMéxico que ha apoyado (con dinero) a los nuevos procesos como traer una maquinaria nueva y otras cuestiones especiales”, acepta Francisco N. González Díaz, director general de ProMéxico. “No se da compensación por impuestos de una equis cantidad de millones de dólares, porque nos interesa que las empresas sean competitivas y por eso va la parte de infraestructura”, dice a El Insurgente.

El principal incentivo otorgado en México a las compañías extranjeras es la infraestructura, algo que da condiciones para ser competitivos a escala mundial, manifiesta el responsable de atraer a los inversionistas de otras naciones del mundo como de Estados Unidos, China, Japón, Corea del Sur, España.

“Tenemos los números de las ayudas a las empresas en la página de ProMéxico”, dice representante del organismo. Las cifras analizadas arrojan que el gobierno de Felipe Calderón abrió la chequera para atraer a inversionistas extranjeros en México, ya que entregó más de 335 mdd, de 2009 a 2012.

Te puede interesar: Industria automotriz quiere asesorar en el TLCAN

Para la cadena industrial

Las armadoras automotrices viajan con sus proveedores, dado que su sistema de producción “justo a tiempo” está totalmente ligado a ellos. Se calcula que por cada planta automotriz que se abre, llegan otras 70 fábricas que, a su vez, demandarán productos nacionales e importados.

El actual gobierno mexicano ha dado un poco menos de dinero a Ford Motor, Bombardier Aerospace, Volkswagen, Ferrero, Honda, ITP Ingeniería y Fabricación, L’Oreal, Magna Powertrain, Goodrich XCH, San Luis Metal Forming, Pireli Numáticos Snecma. También le dio capital a Robert Bosch, Audi, Aernnova Componentes, Messier-Dowty México, Jatco, General Motors, Thyssenkrupp Presta, Tenigal, Mazda Motor Manufacturing, Beiersdorf Manufacturing, Nissan, BRP.

De 2013 a 2016, Enrique Peña Nieto dio 107 millones de dólares a través de ProMéxico.

planta-toyota-en-japn

También a través del descuento de impuestos

Muchas empresas armadoras que han llegado a México reciben incentivos fiscales para que se establezcan, así como algún apoyo económico para que detonen muchos de sus proyectos, dice Alfredo Azorla, director del Clúster Automotriz de Guanajuato.
A nivel estatal no se ve que les otorguen capitales, pero a través de ProMéxico es que dan una partida presupuestal de apoyo a las compañías extranjeras, señala Arorla.
El Fondo ProMéxico tiene como objetivo  contribuir a la atracción de inversión extranjera directa en el país, a través del otorgamiento de apoyos a proyectos que impulsen el crecimiento económico nacional.
Los montos máximos y tipos de apoyo otorgados económico a proyectos de inversión extranjera directa en México a través del Fondo ProMéxico son hasta 10% de la inversión, con un tope máximo del equivalente a 30 millones de dólares y hasta 5% de la inversión para los proyectos clasificados como casos de
excepción, sin considerar el tope máximo equivalente a 30 millones de dólares.
Estos fondos se usan como capital al aumento de la capacidad de producción que impulse el volumen y la diversificación de exportaciones mexicanas.

bos-automotive-planta-irapuato

Planta del proveedor automotriz BOS Automotive, en Guanajuato. Cortesía.

¿Y en especie? 
No es común conocer de primera mano, los beneficios otorgados por el gobierno, revela Ramón Álvarez, director Adjunto de la Industria Nacional de Autopartes (INA).

“Sé que les dan terrenos, alguna exención de impuestos”, comenta el directivo del organismo. Y recuerda que muchas armadoras extranjeras están llegando a México por la calidad de mano de obra y por el costo de componentes. “En costos de mano de obra están debajo de nosotros dos países que son India y otro que no me acuerdo. También, los costos de energía ayudan mucho a las empresas”, dice.

—¿Hace una década era impensable ver todo el boom automotriz?
—Trabajé muchos años en Volkswagen y éramos cinco armadoras que estaban en México y de repente empezaron a llegar por la calidad de los productos que se están manufacturando en México.
Actualmente, son 15 las marcas las que están siendo manufacturadas en la República mexicana.

“Solo faltaría por venir Volvo, pero tienen una planta en Carolina del Sur, y autos deportivos como Porche y Lamborghini no vendrán a México para que sean fabricados”, explica.

El Fondo ProMéxico en 2009, año de la crisis económica del mundial por la quiebra del banco de inversión Lehman Brothers, destinó en ayuda para las trasnacionales más de 13 mdd. Al año siguiente sólo asignaron 3.7 mdd.
El 2012, año en que dejaba Felipe Calderón la presidencia, otorgó 128 mdd a cada uno de los beneficiarios por traer capitales y nuevos proyectos al país. En 2011, el gobierno dirigido por Calderón Hinojosa sólo destinó 59 mdd.
Enrique Peña Nieto durante su primer año de gobierno adjudicó a las armadoras y las empresas extranjeras más de 12.2 mdd, un monto por debajo de lo dado por los funcionarios de Calderón.
ProMéxico dio 43 mdd en 2014 a las empresas extranjeras para convencerlas de que México es la mejor opción para invertir.
En 2015, los funcionarios de Peña Nieto etiquetaron solo 33 mdd y en 2016 sólo ha otorgado 19 mdd, una cantidad muy escasa tomando en cuenta las amenazas del presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, quien apenas este fin de semana amenazó, vía Twitter, a las empresas estadounidenses que salgan del país a pagar impuestos del 35%.

Te puede interesar: Ford sí construirá la planta automotriz

Hay un punto más que agregar en la decisión de mudarse a producir a México: los bajos costos de mano de obra. De acuerdo con Boston Consulting Group estos pueden resultar hasta 20% más económicos que en otras partes del mundo, como China, por ejemplo. El costo promedio laboral del sector automotriz en Estados Unidos es de 2,400 dólares por vehículo, mientras que en México esta cifra es cercana a los 500 dólares, una diferencia de 79%, de acuerdo con estimaciones de Deutsche Bank.

Si este factor se suma a los incentivos gubernamentales y a los tratados de libre comercio que México sostiene con otros países se obtiene el atractivo de la plataforma automotriz nacional. La eficiencia en los costos de producción y operación terminarán pesando más en la competencia comercial del mundo, más allá de gobiernos y partidos. La historia así lo demuestra.

Te puede interesar: Modificar el TLCAN influirá en automotriz y agrícola

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Te recomendamos
México crecerá 2.3% en 2017 (¿luz al fin?)
La economía mexicana ha mostrado resistencia al contexto externo, el cual la llevará a crecer ...