¿Ni una más? Dulce Hernández lleva semanas desaparecida tras tomar un taxi

Emilio Calderón Seguridad

Aunque muchos gritamos ‘Ni una más’, las mujeres en México siguen desapareciendo

Después de la desaparición y muerte de Mara Fernanda Castilla, miles de personas salieron a marchar para detener la creciente violencia que el género femenino sufre en nuestro país. Luego de secuestros, violaciones, asaltos o acosos, las mujeres se han levantado para pedir un alto. Sin embargo, fueron acompañadas por hombres: sus hermanos, hijos, padres, hermanos, amigos; todos juntos exigieron justicia al grito de NI UNA MÁS.

Sin embargo, parece que las súplicas de la sociedad han sido a oídos sordos. En México, ser mujer sigue siendo un sinónimo de peligro, de incertidumbre. Tal es el ejemplo de Dulce María Hernández, quien, al igual que Mara, desapareció luego de tomar un servicio de transporte.

La joven de 22 años fue vista por última vez el pasado 6 de septiembre. Desde ese día, sus seres queridos la han buscado vehementemente sin éxito alguno.

Dulce María tomó un taxi en Tlaxcoapan, estado de Hidalgo para trasladarse a su hogar. No hay indicios de un simple secuestro; se desconoce si fue abusada o siquiera si sigue con vida.

También podría interesarte: Encuentran cuerpo de Mara en Tlaxcala

Para muchas, una solución para evitar la inseguridad que desapareció a Dulce sería recurrir a alguna empresa de transporte privada, como Uber. No obstante, la violencia de género no discrimina éstas plataformas; simplemente, a Mara -de 19 años- le costó la vida hacer un viaje en Cabify.

Parece que da lo mismo si usas Uber, Taxi o Cabify.  Sólo seleccionas en qué empresa deseas desaparecer.

El problema no está en los transportes, está en las visiones

Realmente, la solución no debería ser extremar cuidados si se es mujer; el verdadero trabajo por hacer está en la cabeza de las personas:

Madres que educan a sus hijas para ser abnegadas y a sus hijos para ser machos; hombres que consideran que tienen el derecho de tomar a la mujer que desean, incluso con simple vista que corta como un cuchillo a las mujeres que viajan en camión o metro y son invadidas por los ojos de cientos de varones.

La única manera de que no haya otra víctima, ni una más, es entendiendo y replanteando el lugar de la mujer en nuestra vida diaria.

También síguenos en Twitter y Facebook.

Te recomendamos
Cabify
Chofer de Cabify que asesinó a Mara Castilla tenía antecedentes penales
El presunto feminicida de Mara Castilla, Ricardo Alexis N, tenía antecedentes penales por robo de ...